Amigos con Memoria...

    La vida es muy peligrosa. Por las personas que hacen el mal, y por las que se sientan a ver lo que pasa.
    Albert Einstein (versión SaiZa)

    Carpe Diem

    No os quedéis impasibles ante las injusticias y las mentiras. Si algo no os gusta, decidlo sin miedo. Por mucho que la gente corrupta de lo políticamente correcto parezca imponer un silencio, ¡no calléis! Pues es mucho lo que está en juego:
    ¡LA LIBERTAD!

    No te dejes vencer por el desaliento

    No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.No te dejes vencer por el desaliento.No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,que es casi un deber.No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo.Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión.La vida es desierto y oasis.Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa:Tú puedes aportar una estrofa. No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.No caigas en el peor de los errores: el silencio.La mayoría vive en un silencio espantoso.No te resignes. Huye."Emito mis alaridos por los techos de este mundo",dice el poeta.Valora la belleza de las cosas simples.Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.Eso transforma la vida en un infierno.Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante.Vívela intensamente, sin mediocridad.Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo.Aprende de quienes puedan enseñarte.Las experiencias de quienes nos precedieron de nuestros "poetas muertos", te ayudan a caminar por la vida.La sociedad de hoy somos nosotros. Los "poetas vivos".No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas… Walt Whitman.Versión de: Leandro Wolfson

    El Rincón de la Memoria

TRADUCIR A...
EN LINEA El Rincón de la Memoria
VISITA Nº 888 casino bonus desde el 13-08-2008

Archivo

Premio blog de Oro

Premio blog de Oro
Gracias Carmina

Premio Dardo

Premio Dardo
"En la Entrega de Premios Dardo se reconoce los valores que cada blogger muestra cada día en su empeño por transmitir valores culturales, éticos, literarios y personales, que en suma, demuestra su creatividad a través de su pensamiento vivo que está y permanece, innato entre sus letras..."

Ranking Blogs Wikio

Wikio – Top Blogs

Test Descripciones




Aquí os dejo las respuestas de un pequeño test que le envié ayer a Don Ramón y que como siempre él, rápidamente y con su dulzura ha contestado, para que lo podamos compartir y así conocer un poquito mejor.

Gracias Don Ramón, un beso.

DESCRIPCIONES:
- Si fuera un mes sería: Abril
- Si fuera un día de la semana sería: Jueves siempre es cuando comienzan las esperanzas
- Si fuera un momento del día sería: la mañana cuando siempre estoy alegre
- Si fuera una edad sería: la que tengo, para conocer cosas nuevas
- Si fuera un poema sería: La Rosa Blanca de Martí
- Si fuera un animal sería:
un gorrión
- Si fuera una flor sería: no me gustaría ser flor
- Si fuera una bebida sería: una para compartir
- Si fuera un instrumento musical sería: un violín
- Si fuera un elemento sería: agua
- Si fuera una canción sería: El Unicornio Azul que es mi preferida
- Si fuera una comida sería: un guiso caliente en invierno
- Si fuera una parte del cuerpo sería: los ojos
- Si fuera un olor sería:
el pan caliente
- Si fuera un objeto sería:
una lapicera
- Si fuera un dibujo animado sería: pinocho
- Si fuera una pelicula:
roki 1, 2 ,3, 4
- Si fuera un país sería:
Argentina, todo lo demás está tan lejos
- Si fuera un color sería:
celeste
- Si fuera un dolor sería:
ya tego bastantes, para pensar en otro
- Si fuera un idioma sería: Ingles, es el único que conozco un poquito aparte del nuestro
- Si fuera una fruta sería: la sandía
- Si fuera un pecado sería: querer a alguien más que a Dios
- Si fuera un árbol sería:
nogal
- Si fuera un lugar sería: San Luis en mi país
- Si fuera una ropa sería: ni se me ocurre
- Si fuera un amigo sería: el tuyo
- Si fuera un sentimiento
sería: amistad
- Si fuera una palabra sería: mia
- Si fuera una frase sería: La que más repetimos toda la vida

"¿Me Quieres?"

Don RAMÓN

Thu, 27 Dec 2007 20:27:13 -0300 (Hora estándar Sudamérica E.)

Poemas Recitados en su voz


¿Qué yo hablo solo?
No me digan eso.
Es que soy poeta
Yo vivo buscando
Que rimen mis versos.

¿Qué yo hablo solo?
Es que soy un viejo
Y los que escuchaban
Se han ido tan lejos
Y los que vinieron
A ocupar sus puestos
Casi ni me hablan,
Hasta me tropiezan,
Andan apurados
Con todas sus cosas
Y yo de tan lerdo,
Siento que molesto.

Que yo hablo solo,
Yo nunca hablo solo.
Hablo con mis viejos,
Con todos los míos,
Con tantos amigos
Que ya se me han ido.
Y ellos me escuchan.
Porque ellos no corren,
Porque ellos me esperan,
Porque están conmigo
Aunque no los vean.

Que yo hablo solo
Será...
Será porque rezo,
Debe ser por eso,
Será porque rezo,
Y al mover los labios
Pensarán que hablo,
Debe ser por eso
Será por mis rezos
Y que soy poeta,
Si vivo buscando
que rimen mis versos
.


* Me Han Tirado Un Beso EstaMañaña
Me han tirado un beso esta mañana,
me lo enviaron los labios de un niño,
y tú sabes cuanta sed hay en el alma,
de la más simple muestra de cariño.

Me han tirado un beso esta mañana,
y mira como influyen estas cosas,
que mi aburrido día de semana,
de golpe... se pobló de mariposas.

* LaNiña del Lago
La niña sentada a orillas del lago,
Leyendo poesía de su libro Azul,*
Te muestra que todo, no está tan cambiado,
Están los que sueñan, lo mismo que tú.

Son los que leyendo de un mundo de ensueño,
Mundo de romance, reino del amor,
Sienten que ellos pueden también ser los dueños
De esos sentimientos que brinda el autor.

Sueñan ser amados como en la poesía,
Por seres perfectos de muy suave voz,
Que al hablar envuelven con la melodía
Que solo se escucha cuando habla el amor.

La niña del lago levanta los ojos,
Viendo que la tarde ya casi pasó,
Leyendo poesía se le hizo tan corta,
Que dubitativa... mira su reloj.

Con pena, suspiros, recoge sus sueños,
Los guarda entre hojas de su libro Azul,*
Y por un sendero se nos va corriendo,
Ha vuelto este mundo, de tanta inquietud.

Poema inspirado en el lago del Parque Centenario.
*Azul: Famoso libro poético de Rubèn Darío.


* El Velero Blanco
Desde que era niño siempre tuvo el sueño,
que le dio un barquito hecho de papel,
y fue desde entonces que quiso ser dueño
del velero blanco y bogar en él,
no por los paisajes de cielos lejano
tampoco por islas de hermoso coral
él solo soñaba sentarse en su barco
y por una brisa dejarse llevar.

Al pasar el tiempo se quedó en un sueño
como tantos sueños, su sueño de mar
nunca dijo nada, pues siempre temía
que si alguien sabía se fuera a burlar.

Hoy que ya está viejo, y nadie le ofrece
por sus pocas fuerzas un trozo de pan,
agarra la silla, esa que se mece,
y se va hasta el patio, buscando soñar,
en la vieja silla se siente en el barco,
cerrando los ojos escucha la mar
y hasta hay una brisa...
que baja a sus labios
olas muy pequeñas...
con sabor...
a sal...


* Cielo Porteño
Quiero palmar cerca del Obelisco
donde a Corrientes la besa Diagonal
así, mi alma, tendrá un vuelo cortito,
mi primer vuelo, directo al Luna Park.

Volveré a ver mis ídolos queridos,
en la tribuna los puchos parpadear,
y hasta posible que vuelva del olvido,
la mina aquella del baile en carnaval.

Daré la vuelta, planeando por Corrientes
seguiré el tránguay de la vía final.
y en Medrano saludaré mi gente,
y a los chochamus del feca del billar.

Quiero arribar temprano a Chacarita.
Primera fila si es posible ocupar
para tenerlo al Morocho de cerquita,
cuando en la noche, se nos ponga a cantar.

Ese es el cielo, el cielo que yo quiero,
el de Corrientes, de Chaca al Luna Park..
Don Ramón de Almagro

Manuscritos



-------------------------------------------------------------------------------


Manuscritos que me ha enviado Jesús Herrera Peña (http://es.geocities.com/az_poesia/), amigo de Don Ramón, el cual me hablo de él. Y al cual yo escribí y amablemente me envió material de Marcos Ana. Gracias Jesús.

Marcos Ana descubierto por Don Ramón


Queridos amigos:

Hace muchos años leí una frase en un camión "Salgo por necesidad, vuelvo por amor" ¡me pareció tan romántica!, tan llena de amor, que la guardé en mi corazón toda la vida. Cuando hace unos años empecé a vender mi poesía, creí conveniente ponerla en mi cuadernito para que la gente la conozca y no se pierda, por supuesto aclaré que no era mía, al tiempo me escribe un pintor de esos fileteros y me pregunta si la puede usar en uno de sus trabajos, por supuesto además no es mía, —le contesté—, la encontré hace tiempo entre los adoquines de la ciudad. Muchas veces se me acerca la gente y me repite la frase de memoria, es algo que me pone muy contento. Si mi vida hubiera servido nada más que para rescatar esa frase, ya la siento bien usada, hacer conocer y guardar la belleza es muy importante, eso es hacer cultura —pienso yo—.
Bueno, Uds. dirán por qué les digo esto, pues por que me está pasando algo muy interesante, estoy rescatando a un poeta para que no se pierda en el olvido.
Todo empezó de casualidad; quise asistir a un recital de poesía y encuentro que ya estaba terminando, una dama leía los dos últimos poemas de un tal MARCOS ANA, —Marcos por el padre y Ana por la madre, dijo ella—, me conmovieron los poemas, siempre recuerdo lo que leí en un libro: “si el poema no conmueve, no es poema” y estos conmovían y de qué manera, ahí no más pensé: Esta noche me meto en Internet, busco al poeta y bajo los poemas. Pero cuando voy a la computadora encuentro sorprendido que no hay ningún poema de este hombre, sólo en forma circunstancial se lo nombra en algunas notas, por ejemplo en una nota sobre Rafael Alberti dice: “…Todo lo de Nicaragua le interesaba. Cuando mencionaba a Federico, sabíamos que hablaba de García Lorca; estar frente a Alberti era fantástico. Con todo, no fue el gran poeta, sobreviviente de la Generación del 27, de la guerra y del exilio, el centro de aquella tarde, sino MARCOS ANA, que así se llamaba uno de sus dos acompañantes. Era un hombre alto, delgado, calvo, quien entre los temas de la conversación, terminó narrando y cautivando nuestra atención: al final de la Guerra Civil Española, siendo un casi niño, ante la muerte de su padre bajo los escombros cerca de su casa bombardeada se enrola en el ejército republicano al poco tiempo termina la guerra, cae preso y fue condenado a muerte; a un fusilamiento, un fusilamiento que fue una larga tortura psicológica, se postergaba día a día y noche a noche hasta la más cruda desesperanza. Allí en la cárcel conoció a Miguel Hernández que pronto moriría en uno de los calabozos, y fue pasando el tiempo, veintitrés años en cárceles franquistas, veintitrés años de trabajo forzado, de hambre, de incomunicación y el adolescente se hizo hombre. La madre del poeta, trastornada al saber que su hijo estaba condenado a muerte, mendigaba todos los días para poder ir a visitar a su hijo y llevarle lo que podía, pero nunca la dejaron pasar pues le decían que se encontraba incomunicado hasta que un frío día se la encontró muerta en una zanja cercana a la entrada del presidio.
Cuando llevaba quince años de estar preso comienza a escribir, por caminos extraños le llegan pequeños libros de poetas famosos y por esos mismos caminos oscuros sus versos comenzaron a salir al mundo, un mundo que empezó a pedir su libertad y una amnistía para todos. Un día de tantos lo pusieron al fin libre y al salir a la calle, ante las avenidas, la gente y los edificios, se mareaba y caía a causa de la claustrofobia y de la aéreo fobia. Era virgen, no había tenido tiempo de conocer mujer y en una de esas primeras semanas de su libertad se fue con una prostituta. Según Marcos Ana, aquella mujer que se dio cuenta de su castidad forzada y de su inexperiencia, estuvo de una ternura y de una intensidad constituyendo un verdadero acto de amor y a su vez de pureza, de puro amor”Escuchar éstas confesiones daban ganas de llorar… —dice la nota—,... y yo pienso lo mismo. A los dos o tres días de búsqueda al fin encuentro un poema, es en una página española donde justamente un argentino ha agregado una nota que dice así:7.- Poema de un presidiario.Hay un poema de un español republicano preso del régimen franquista durante más de 20 años (fue el que más años pasó en prisión), su nombre era MARCOS ANA. Le escuché personalmente recitarlo en el aula magna de nuestra Facultad de Medicina en Buenos Aires (tenía una bella voz); lo aprendí —mágicamente— escuchándolo aquella sola vez, allá por 1963/64 y aún lo recuerdo. Nunca lo encontré en ninguna antología. Tengo temor de olvidarlo y que se pierda conmigo, así que aquí os lo dejo. Sólo quiero que se lea y no se olvide.Firmado: Jorge -EL DOC- Theuman.

Le escribo a este Sr. y me contesta:”Querido amigo, permite que te llame así, Marcos Ana, ha sido para mí un hecho único // te cuento que lo escuché una sola vez en la facultad de medicina de mi país Argentina, recitar sus poemas de la prisión / /entre ellos estaba éste. Cuando me tocó la prisión y tortura a mí —1977— lo recitaba con fervor, como una oración laica //Muchas gracias, por haberme escrito // te lo agradezco desde el fondo del corazón de un pibe de 18 años que escuchó tamaño poeta y hoy, a los 60 años aún lo recuerda con gran emoción, te ayudaré en la investigación.Bueno; a los pocos días este Sr. que es médico, me dice que nuestro poeta está vivo y que reside en Cádiz.
Sigo la búsqueda por Internet; encuentro una nota del año pasado en Cuba días antes de los actos por el centenario de Nicolás Guillen. Dice así:Ésta será la oportunidad de traer a Cuba a un español cuya causa fue defendida por Nicolás en los tiempos más crudos del franquismo, el poeta Marcos Ana, cuya presencia contribuirá al relieve de la conferencia.
Encuentro otra nota donde Marcos Ana junto a otros importantes personajes de la literatura firmando un manifiesto diciéndole no a la guerra como todo el pueblo español, esto me confirmó que Marcos estaba vivo.
Bueno no lo hago más largo y les cuento que al final tuve que hacer guardiavarios días hasta que encontré la Sra. que leía los poemas y muy gentilmenteme prestó la carpeta, que a su vez le había sido dada por un escritor argentino llamado Ernesto Vadini quien la había recibido directamente de manos del propio Marcos Ana y la había guardado durante 40 años. Me comunico con este escritor, se pone muy contento al saber que Marcos Ana vive, pues él ha viajado a España y allá nadie supo o no quisieron decirle nada respecto a él.
Este escritor, ¡qué casualidad!, también estuvo preso durante la represión que ocurría en mi país en el 77 y sufrió torturas que le rompieron las rodillas y por lo cual desde entonces debe usar bastón para poder caminar dificultosamente.
Uno de mis amigos españoles, Jesús Herrera Peña, quien me ha ayudado mucho en todo esto, me recomendó escribir al Archivo del Partido Comunista Español, ellos me han contestado muy amablemente, como todo el mundo en la Web y me están mandando mucha información incluyendo dos carpetas de poemas, que se editaron precisamente, aquí en la Argentina y además me dicen que Marcos Ana con sus ochenta y dos años sigue muy activo. El motivo principal que lo llevaría a ser el preso con más años de cárcel fue ser poeta y todo poeta es un grito contra la injusticia, en sus poemas no muestra deseos de venganza sino pena por la juventud que se pierde pena por el amor que no puede llegar, cariño por su patria y sobre todo amor por todos los que por la única culpa de haber nacido en un lugar y en una fecha no conveniente se siguen pudriendo en las cárceles, ya que el mundo desgraciadamente, sigue siempre dando vueltas para el mismo lado. Otra cosa que me impactó de todo esto fue ver que con la misma fuerza y tozudez que los vegetales se desarrollan sobre la tierra así con esa fuerza incontenible de la naturaleza, en el ser humano nace el arte, por mas inhóspito que sea el lugar donde se encuentre, por mas difícil que sea su sobre vivencia, por más terrible que sea su lucha, siempre de los labios del hombre brotará una canción, con sus manos creará una figura y en su corazón nacerá un poema.

Don Ramón de Almagro

Carta de Marcos Ana a Ramón de Almagro


Querido Ramón:
1/12/04

Hoy he recibido la visita de una profesora norteamericana que desea incorporar, a su clase de lengua hispánica, mi historia personal y mi poesía pues ella cree que es interesante y necesario que mi testimonio lo conozcan las nuevas generaciones.Pero lo que me motiva a escribirte, con fraternidad y gratitud, es algo mas emotivo. Esta profesora me ha contado que buscando materiales sobre mi vida y mi poesía se encontró en internet con una historia que la emocionó mucho: la que tu cuentas en "Recordando a un poeta". La bajó de internet, hizo copias para sus alumnos y una de ellas me la entregó esta mañana. Me conmovieron tus esfuerzos por "encontrarme" y la apasionada difusión que haces de mi poesía y de mi vida.Yo veo poco internet, utilizo la informática sobre todo para procesar textos, reunir y trabajar mis archivos y poco mas. Por eso no había leído tu trabajo, tan encomiable. Te lo agradezco mucho, Ramón, no por mi cautiverio y por mis versos, sino porque tu trabajo contribuye a restablecer la memoria histórica, cuando hay tantos oscuros intereses que intentan enterrarla. Ramón, es una alegría escribirte y me gustaría saber algo mas de ti, de tu vida, de tu poesía, ahora que abrimos este puente cibernético entre nosotros. Por eso, aunque es muy tarde (acabo de llegar del teatro) no quiero dejar para mañana estas palabras de gratitud y fraternidad. Además me gusta escribir a estas horas altas de la madrugada, en un silencio casi cósmico, mientras la Noche acecha en mis ventanas como un animal oscuro.Un abrazo de lo mas entrañable, Marcos Ana.

Perdona que te tutee desde el primer contacto, pero me siento muy cerca de ti y me cuesta trabajo hablarte de usted.

Del Almacén a la Poesía


DEL ALMACÉN A LA POESÍA
Texto y Fotos: Gaspar Segafredo

Un almacenero atendía en su mostrador como todos los días semanales, frente a él desfilaba la común manada de gente urbana. Se asomó una niña, lo miró con una sonrisa, llevó la palma entera de su mano a la boca y con un movimiento del brazo le tiró un beso, esa mañana. Muchos años después una mujer en el subte lee algunos versos que acaba de comprarle a un señor mayor: “Me han tirado un beso esta mañana, y mira como influyen, estas cosas, que mi aburrido día de semana, de golpe… se pobló de mariposas”. Firma: “Don Ramón”. El recorrido para llegar a sus lectores es como un ritual diario. Sale de su casa, luego de unas cuadras baja las escaleras hacia el mundo subterráneo. Llega al andén de Plaza Italia, y cuando ve el vagón justo, ni tan lleno ni tan vacío, entra. “Es la poesía que escribo yo, Don Ramón de Almagro, mi señora dice que es la mejor poesía del mundo porque la que está en la tapa se la dediqué a ella”, se escucha con voz clara, de relator de fútbol y un tono bien de barrio. El hombre de boina, grandes anteojos cuadrados y bigote tanguero, reparte los versos entre la gente, para hacer del viaje cotidiano “Un viaje poético”. Con esa perspicacia eligió el nombre que encabeza el folletín o “cuadernito”, como dice él, distribuido con sus poesías. Ese que ya vendió a 60 mil personas en el subte. Y que tanta curiosidad despierta no sólo entre pasajeros subterráneos porteños, sino también lectores internacionales que se manifiestan masivamente en la Web, especialmente en la página de Don Ramón www.ramondealmagro.tk, creada por Lala, una ávida lectora. “Un día me llama una admiradora, Lala, y me dice ‘Don Ramón le hice una página, si le gusta bien y si no se la borro’, la ví y estaba feliz”, cuenta. Lo extraño, y a la vez cálido, de esta historia, es que al hombre lo llaman constantemente de colegios para que hable de sus poesías, ha sido elegido por publicaciones literarias argentinas, bolivianas, brasileñas, uruguayas, y… ¡empezó a escribir a los 64 años! Y hagan el intento: escriban Don Ramón en algún buscador de Internet y aparecerán decenas de páginas con sus poesías. Increíble. Los mismos lectores lo difunden por doquier. Hasta 1996 fue almacenero, antes de eso trabajó en una fábrica, de adolescente lo hizo para una carnicería y de niño repartía hielos. Nació en 1934, y vivió para el trabajo, ni siquiera había podido empezar la secundaria. Hasta que en 1996 tuvo que cerrar el almacén por quiebra. Con 62 años no tenía jubilación, ningún ahorro, nadie que le diera empleo y lleno de deudas. La solución: terminar la escuela y hacerse poeta. Como no hay mal que por bien no venga, “gracias” a la desgracia económica y a una hija insistente “empecé a buscar un colegio noturno, porque trabajo no conseguía”. Y fue ahí, en las aulas, con compañeros a los que triplicaba en años pero con igual curiosidad y perspectiva juvenil, que descubrió a José Martí, Bécquer, Benedetti, y a otro poeta que tenía muy pero muy cerca: Don Ramón de Almagro. Se dio cuenta “cuando la profesora nos empezó a pedir poesías; y cuando leía las mías, siempre había aplausos, después los profesores empezaron a llevarlas a otros colegios, y como vi que generaba interés pensé que podía ser una posibilidad de tener una mercadería para vender”. Cuando Don Ramón tuvo siete poesías “me animé: hice el cuadernito en la computadora de mi hija y como ya había visto un chico vendiendo poemas en el subte, se me ocurrió que también yo podía hacerlo. Fue una alegría comprobar que sí”. Se le nota una sonrisa que nace en los ojos, y llega hasta debajo de los bigotes al terminar la frase. “La necesidad económica fue fundamental, pero después sentirme poeta me pareció maravilloso”, dice sentado en el banco del anden debajo de Plaza Italia, entre carteles luminosos y trenes que van y vienen. Reflexiona un momento, y sigue: “Hay dos cosas que siempre me parecen un milagro. Cuando la gente me da una moneda por el cuadernito y cuando me llegan mensajes de todos lados diciéndome que es una alegría para ellos haber conocido mi obra, porque el hecho de que alguien lea mis poemas es divino… hay millones de poemas que andan dispersos por el mundo”. También tuvo sus quince minutos de fama televisiva y mediática: hace unos años el noticiero del trece le hizo una entrevista, la producción de Georgina Barbarossa lo llamó; salió un artículo en el diario La Nación y otros medios gráficos; Alejandro Dolina recitó alguno de sus versos en el célebre programa radial “La Venganza será terrible”, así también lo han hecho en Radio Continental. Pero tal vez lo más satisfactorio ha sido que una escritora de literatura infantil de Honduras haya puesto en la primera página de su nuevo libro una poesía de Don Ramón: “Me han tirado un beso esta mañana”. Sin embargo, tampoco se deja obnubilar, aprecia lo que tiene: “Leo siempre otras poesías, como las que se publican en Ñ los sábados y están muy lejos de lo que hago yo; lo mío es la poesía simple. Y no puede ser de otra forma, porque yo soy una persona muy simple, un almacenero”, dice elevando los hombros con una risa simpática. Lo acompaña el ruido de un tren. Se levanta, elige un vagón, y entra. “Es la poesía que escribo yo, Don Ramón de Almagro…Juan Ramón Valdéz tiene una casa en Almagro, una mujer, Doña Elsa, que siempre lo espera con vino fresco y... “en el ocaso de mi vida sentirme poeta es lo más maravilloso que me puede haber pasado”.

Homenaje en Argentina


MARCOS ANA * POESÍAS
Edición de la Comisión Nacional de Homenaje a Marcos Ana, con la colaboración especial de Artistas Plásticos Argentinos, Buenos Aires, octubre 1963.

MARCOS ANA (Fernando Macarro Castillo) nace en Ventosa del río Almar, una pobre aldea de la provincia de Salamanca, el 20 de enero de 1921. Sus padres: Marcos Macarro y Ana Castillo, son campesinos sin tierra. En 1929 se trasladan a Alcalá de Henares, contratados como hortelanos. Marcos tiene 8 años. Asiste poco tiempo a la escuela y aprende sólo a leer y escribir. Debe trabajar, ayudar a su padre en la faena agrícola y, otras veces, recorrer cortijos y pueblos vendiendo, en un carrito, pequeños artículos: cordeles, herramientas, campesinas. En 1936 estalla la sublevación franquista. Marcos Ana, 15 años apenas, se va voluntario al frente de Guadarrama en un batallón de milicias. Luego, al formarse el Ejército Regular, es dado de baja por menor de edad. En Alcalá de Henares, mientras lucha en las labores de retaguardia: la producción, la educación, la preparación premilitar de la juventud, un día recoge el cadáver de su padre de entre los escombros de su casa derruida. A los 17 años se incorpora al Ejército, en la Octava División. Cuando llega el fin de la guerra, marzo de 1939, con los miles de combatientes republicanos atrapados en el puerto de Alicante, es conducido al campo de concentración de Albatera, donde el hambre, los castigos, el suicidio y las ejecuciones diezman las filas de los prisioneros. Se evade y va a ocultarse en Madrid. Pocos días después es detenido. Era en abril de 1939, tenía 18 años y tres meses. Ya no había de conocer la libertad hasta 1961, casi a los 41 años de edad. En una comisaría. de Madrid, es torturado durante 43 días en forma tal que al ser trasladado a la cárcel de Porlier no puede andar, ni llevarse el alimento a la boca; sus compañeros deben asistirle como a un recién nacido. Condenado a muerte, espera noches y noches ser sacado al fusilamiento, mientras ve marchar hacia la muerte a centenares de hombres. Un día es hallada por los guardianes una hoja que circulaba entre los presos alentándoles a mantener la fe, a no desmayar en la terrible adversidad. Marcos Ana se presenta a declararse autor de aquella hoja para evitar el suplicio indagatorio a que se estaba sometiendo a numerosos presos. Es torturado otra vez. Un nuevo consejo de guerra vuelve a condenarle a muerte. Su madre, cuando lo supo, perdió el conocimiento y no lo recobró más. Esto sucedía en 1943. Marcos recorre, una tras otra, fatídicas prisiones: la Cárcel del Conde de Toreno (allí estuvo con el poeta Miguel Hernández, muerto después en un calabozo); el Penal de Ocaña, la Prisión de Alcalá de Henares y, por fin, el Penal de Burgos, donde pasó 15 años. En todas estas prisiones ha sufrido castigos inauditos. En Ocaña estuvo 307 días incomunicado; de ellos, tres meses de aislamiento total, sin salir del calabozo, sin hablar con nadie, sin andar, tirado sobre el piso que diariamente llenaban de agua sus carceleros. En el Penal de Burgos estuvo nueve meses incomunicado en una celda. Fue en esa celda, hacia 1954, donde le nacieron los primeros poemas. Sus compañeros lograron hacerle llegar un pequeño volumen de Antonio Machado. Pudo, sucesivamente, leer a Lope de Vega, Quevedo, García Lorca, Rafael Alberti, Miguel Hernández… Por los mismos caminos inexplicables que llegaron hasta él estos grandes poetas de España, comenzó a llegar a España y al mundo la poesía de Marcos Ana. Una poesía llamando desde un muro, a la fraternidad del mundo, a la solidaridad de los hombres y de los pueblos con los presos políticos de España, con el pueblo español. En noviembre de 1961, Marcos Ana, como respuesta del mundo a su mensaje, fue arrancado del cautiverio. Había cumplido 23 años de prisión ininterrumpida. Es el hombre que más años ha estado preso en la historia contemporánea.


AUTOBIOGRAFÍA
Mi pecado es terrible;
Quise llenar de estrellas
El corazón del hombre.
Por eso, aquí, entre rejas,
En diecinueve inviernos
perdí mis primaveras.
Preso desde mi infancia
y a muerte mi condena,
mis ojos van secando
su luz contra las piedras.
Mas no hay sombras de "arcángel
vengador" en mis venas.
¡España! es sólo el grito
de mi dolor que sueña…


MI CORAZÓN ES PATIO
1
La tierra no es redonda:
es un patio cuadrado
donde los hombres giran
bajo un cielo de estaño.
2
Soñé que el mundo era
un redondo espectáculo
envuelto por el cielo,
con ciudades y campos
en paz, con trigo y besos,
con ríos, montes y anchos
mares donde navegan
corazones y barcos.
Pero el mundo es un patio.
(Un patio donde giran
los hombres sin espacio.)
3
A veces, cuando subo
a mi ventana, palpo
con mis ojos la vida
de luz que voy soñando.
Y entonces digo: "El mundo
es algo más que el patio
y estas losas terribles
donde me voy gastando".
Y oigo colinas libres,
voces entre los álamos,
la charla azul del río
que ciñe mi cadalso.
"Es la vida", me dicen
los aromas, el canto
rojo de los jilgueros,
la música en el vaso
blanco y azul del día,
la risa de un muchacho…
Pero es soñar despierto.
(Mi reja es el costado
de un sueño que da al campo),
4
Amanezco, y ya todo
—fuera del sueño— es patio:
Un patio donde giran
los hombres sin espacio.
¡Hace ya tantos siglos
que nací emparedado,
que me olvidé del mundo,
de cómo canta el árbol,
de la pasión que enciende
el amor en los labios,
de si hay puertas sin llaves
y otras manos sin clavos!
Yo ya creo que todo
—fuera del sueño— es patio.
(Un patio bajo un cielo
de fosa, desgarrado.
que acuchillan y acotan
muros y pararrayos.)
5
Ya ni el sueño me lleva
hacia mis libre años.
Ya todo, todo, todo
—hasta en el sueño— es patio.
Un patio donde gira
mi corazón, clavado;
mi corazón, desnudo;
mi corazón, clamando;
mi corazón, que tiene
la forma gris de un PATIO.
(UN PATIO DONDE GIRAN
LOS HOMBRES SIN DESCANSO).


TE LLAMO DESDE UN MURO
Oye, hermano, te llamo desde un muro;
clavado entre unas piedras
donde las sombras hacen su nidada.
Hablo desde la pena.
Entre los huesos mismos del dolor te llamo.
Mi voz, como esas hierbas
que en la ranura de una roca crecen,
se ha mantenido pura.

no escupió a su bandera,
ni doblegó sus hombros,
ni ha mentido canciones,
ni se pasó al oscuro.

Veinte veces cruzó la primavera.
y mis alas a un cepo atrapadas,
y el ardor de mi sangre entre cadenas.
¡Pero hoy mi voz —sin llanto— te reclama!
mi lengua es una herida que flamea,
como un pájaro ardiendo en tu ventana.

Ni un día más, amigo. No consientas
este tropel de muros obcecados;
tanta luz sin salida, tanta puerta
cerrada ante mis ojos.

Mi corazón te espera,
aguarda tu palabra y en los muros,
como un río apresado se golpea.


PEQUEÑA CARTA AL MUNDO
Los dientes de una ballesta
me tienen clavado el vuelo.
Tengo el alma desgarrada
de tirar, pero no puedo
arrancarme estos cerrojos
que me atraviesan el pecho.
Ocho mil doscientas veces
la luna cruzó mi cielo;
otras tantas, la dorada
libertad cruzó mi sueño.
El sol me hace crecer flores,
para qué, si estéril veo
que entre los muros mi sangre
se me deshoja en silencio?

No sabéis lo que es un hombre
sangrando y roto en un cepo.
Si lo supieseis vendríais
en las olas y en el viento,
desde todos los confines,
con el corazón deshecho,
enarbolando los puños,
para salvar lo que es vuestro.
Si llegáis ya tarde un día
y encontráis frío mi cuerpo,
de nieve a mis camaradas
entre sus cadenas muertos…
recoged nuestras banderas,
nuestro dolor, nuestro sueño,
los nombres que en las paredes
con dulce amor grabaremos.
(Y si nos cerráis los ojos
dejadnos los muros dentro
que se pudran con el polvo
de nuestra carne y no puedan
ser nuevas tumbas de presos.

No sabéis lo que es un hombre
sangrando y roto en un cepo.
Si lo supieseis vendríais
en las olas y en el viento,
desde todos los confines,
con el corazón deshecho,
enarbolando los puños
para salvar lo que es vuestro.
Si llegáis ya tarde un día
y encontráis frío mi cuerpo,
buscad en las soledades
del muro mi testamento:
al mundo le dejo todo
lo que tengo y lo que siento,
lo que he sido entre los míos,
lo que soy, lo que sostengo;
una bandera sin llanto,
un amor, algunos versos…
y en las piedras lacerantes
de este patio gris, desierto,
mi grito, como una estatua
terrible y roja en el centro.


POBLAD MIS SOLEDADES

Mares de sombra me rodean. Prietos
cinchos de alerta y muro.
(Ya la tarde
como puerta de celda se ha cerrado
contra la luz y el aire).

El cielo es como un casco negro y frío
hundido hasta los hombros de la cárcel.
La noche es mi refugio. Siempre os hablo
cuando duermen los ojos y las llaves.
Mi soledad se puebla en esas horas
de rostros entrañables,
de manos que me ofrecen en silencio
sus rojos estandartes.

En el silencio escribo.
Al silencio le arranco sus hojas mas vibrantes,
campanas que me aturden bajo el grito
de "alertas" implacables.
Como una fiera ahíta
duerme el Patio, sin nadie.
El water huele a orines
y a turbias oquedades.
Tan sólo una ventana vierte el frescor del río
y el temblor de unos árboles.
Mis compañeros urden —las dos de la mañana—
su vida en los petates:
encuentran cada noche en las afueras
del sueño sus hogares.
(Yo les envidio, ya os lo dije un día:
hasta soñando, sólo tengo cárcel).
Escribo sin descanso
palabras verticales.
Prendo mi voz como un fuego en el monte.
Oigo sonar la sangre
del mundo
en mis umbrales.
Después, cuando amanezcan
los ojos y las llaves,
me guardaré la voz en un zapato
y aromarán las losas mi mensaje:
¡Pueblos del Mundo, amigos!
¡Corazones cercanos o distantes,
llegad a mí,
poblad mis soledades!


LA CASA Y EL CORAZÓN
Si salgo un día a la vida
mi casa no tendrá llaves:
abierta siempre a los hombres,
al sol y al aire.
Que entre la noche y el día
y la lluvia azul. La tarde.
El rojo pan de la aurora.
El campo: sus verdes mástiles.
Que la amistad no detenga
sus pasos en mis umbrales.
Ni la golondrina el vuelo.
Ni el amor sus labios. Nadie.
La casa y el corazón
nunca cerrados: que pasen
los pájaros, los amigos,
el sol y el aire.

ROMANCE
¡Qué duro es morir clavados
en un muro de agonía;
ir quemándose las plantas
sobre losas de cal fría;
sentir granada la sangre
—trigo rojo en mis espigas—
y un portazo de recintos
siempre contra las pupilas!
¡Que salga el preso, que beba
la luz y el aire su herida;
que sus pies toquen el campo
donde sus pinos respiran;
que recorra las veredas
—río abajo, monte arriba—;
que sus manos sientan hombros
clamorosos de alegrías
y sus labios fresca hierba
de cabelleras floridas;
que al salir lea en las torres
la palabra siempre viva
de su libertad grabada,
y en los árboles escrita;
que los montes, que los ríos,
que toda esta geografía
de tierra indomable sea
una pancarta extendida,
uña sola voz gritando
sobre la mar: amnistía!
¡Las puertas de par en par!
Los presos fuera: a la vida'
¡Que les devuelvan sus alas
que las sombras asesinan!
¡Basta de cadenas, basta!
¡Que España entera lo diga!
¡Contra los muros, los "vientos
del pueblo" por la amnistía!


A ESPAÑA
Como un mar imponente, en oleadas
suben hasta mi herida fosa oscura,
el clamor de la gente, esa hermosura
de luminosas lenguas desatadas.

Mi voz quiere ir contigo, España. Es dura
esta mudez impuesta por espadas.
Duras son las palabras sepultadas
bajo el silencio alzado en dictadura.

Mira mis manos: crujen contra el muro,
en busca de una luz, una ventana,
llagas de sombra y de dolor oscuro.

Y oye a mi corazón —roja campana—
sonar contra las piedras, ya maduro
de esperar en la pena tu mañana.


¿LA VIDA?
Decidme cómo es un árbol.
Decidme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros.
Habladme del mar. Habladme
del olor ancho del campo.
De las estrellas. Del aire.
Recitadme un horizonte
sin cerradura y sin llaves
como la choza de un pobre.
Decidme cómo es el beso
de una mujer. Dadme el nombre
del amor: no lo recuerdo.
(Aún las noches se perfuman
de enamorados con tiemblos
de pasión bajo la luna?
¿O sólo queda esta fosa,
la luz de una cerradura
y la canción de mis losas?)
22 años. Ya olvido
la dimensión de las cosas,
su color, su aroma… Escribo
a tientas: "El mar", "El campo…
Digo "Bosque" y he perdido
la geometría del árbol.
Hablo por hablar de asuntos
que los años me borraron.
… … … … … … …
(No puedo seguir: escucho
los pasos del funcionario).


VOY SOÑANDO
Soñar, siempre soñar,
con banderas y besos;
la libertad y el aire
soplando en mi cabello.
Campo y aire sin fin
—oh, luz—, sin otro cerco
que el amor de unos brazos
enlazando mi cuello.
Soñar, siempre soñar,
con los ojos sin sueño,
que soy un hombre vivo…
siendo tan sólo un preso.
Hay árboles y un río
fijos en mi recuerdo;
una infancia salvaje,
un dulce amor ingenuo,
y dos nombres grabados
en el chopo más viejo.
(El cielo aquella tarde
era como un espejo.
El choperal tendía,
para el amor, senderos.
Todo era luz. La gloria
de mayo iba en mi pecho…
… … … … … … …
Un vilano de plata
se enredó en sus cabellos;
acudí tembloroso
y con mis dedos trémulos…
Sus ojos me invadieron
de aroma y de sol.
El viento,
inmóvil, nos miraba:
fue aquél mi primer beso).
Soñar, siempre soñar,
que vuelvo a todo aquello,
lo que dejé y ya nunca
encontraré al regreso.


CARTA URGENTE A LA JUVENTUD DEL MUNDO
I
Si la juventud quisiera
mi pena se acabaría.
y mis cadenas.
(Decid ¡basta!
Haced la prueba).
Vuestros brazos son un bosque
que llena toda la tierra;
si enarboláis vuestras manos
el cielo cubrís con ellas.
¿Qué tiranos, qué cerrojos,
qué murallones, qué puertas,
no vencieran vuestras voces
en un alud de protesta?
(Todos los tiranos tienen
sus pedestales de arena,
de sangre rota, y de barro
babilónico las piernas).
Pronunciad una palabra,
decid una sola letra,
moved tan sólo los labios
a la vez y la marea
juvenil atronaría
como un mar cuando se encrespa.
II
Pero, ¿quién soy yo, qué barco
de dolor, qué espuma vieja,
qué aire sin luz en el viento
acerco a vuestras riberas?
Como campanario de oro
vuestros corazones suenan.
La juventud es la hora
del amor, su primavera.
¿Por qué mover vuestras ramas
alegres con mi tristeza?
¿No es mejor que yo me coma
mi pan solo en las tinieblas;
que mis pies cuenten las losas
veinte años más, mientras sueñan
mis alas sobre las nubes
de un cielo roto en mis rejas?
III
Pero la vida —mi vida—,
me está clamando en las venas;
abrasa loca las palmas
de mis manos; lanzaderas
clava y desclava en mi frente
y el pensamiento me quema.
Ved nuestros rostros. Ya somos
como terribles cortezas;
claustrales rostros, salobres
ojos que buscan a tientas
—sedientos de luz y sol—
una grieta entre las piedras.
No sabéis lo que es vivir
muriéndose a vida llena;
grises, sobre grises patios,
sin más luz que una bandera
de amor…
Ni lo sepáis nunca…
Mas si queréis que esta lepra
jamás os alcance el pecho,
no dejéis "mi muerte" quieta.
No dejadme, no dejadnos
con nuestras sienes abiertas,
y en un cerrojo sangrante
crucificada la lengua.
Lavad vuestros pechos. ¡Pronto!
(Es bueno que esta gangrena
os revuelva las entrañas).
(Echad abajo mi celda;
Abrid mi ataúd; que el mundo
en pie de asombro nos vea
indomables, pero heridos,
sepultos bajo la tierra.
¡Que no queden en silencio
mis cadenas!


SOLIDARIDAD A ESPAÑA

Los ríos vuelven sus aguas,
ya no caminan al mar:
nos traen un mar de esperanzas.
De todos los mares suben
olas fraternas. España
llena su gran corazón
con banderas, rojas, blancas,
de tres colores, azules
como la luz, esmeraldas,
con estrellas o leones,
con martillos o con barras…
Olas de 20 confines
suben derechas a España.
Los ríos vuelven su curso
y hacia adentro se derraman
con la emoción de otras costas
en el corazón del agua.
Hoy tiene mi verso, amigos,
voz de mar en su garganta.
El mundo firma en las olas:
"¡Fraternidad con España!"


Este cuaderno ha sido editado por la Comisión Nacional de Homenaje a Marcos Ana, con motivo de la visita del poeta embajador de los presos políticos de España a la República Argentina.
Han aportado su colaboración artística un grupo de pintores argentinos, que de este modo expresan su adhesión al Homenaje.
De esta edición se han tirado 100 ejemplares numerados, cada uno de los cuales es autografiado por Marcos Ana
.



El ángel
por Osvaldo Pérez Echegaray

Subte Línea D Buenos Aires tiene vísceras. En general, sólo conocemos la piel, pero una mirada más escrutadora permite recorrer sus entrañas. En el sopor metálico del subte, en el que se mezclan olores y esperanzas, donde las miserias humanas se acodan en el sueño de miles de trabajadores adormecidos, donde las estampitas y la indigencia abruman; allí, en esa babilonia al paso, por un peso con cincuenta, uno puede ingresar en un viaje poético.Don Ramón (de Almagro por adopción), inició en Arrecifes su viaje por la vida, hace 71 años. El encandilamiento de los años noventa del siglo XX se llevó su almacén, dejándolo en la calle. Ese mismo brillo ilusorio que ocultaba miseria y despilfarro lo obligó a completar el secundario para obtener un trabajo que nunca llegó. La necesidad lo obligó a pensar y sentir poéticamente. Sus dolores, anhelos y alegrías están expresados en un pequeño y sentido folleto que ofrece en los vagones del subte, con una sonrisa, con la sencilla dignidad de un poeta. Codo a codo con la desocupación, el sida, la ceguera y las minusvalías, Don Ramón de Almagro habla de una espalda ancha que lo espera con vino fresco cada regreso, del beso de un niño capaz de poblar su día de mariposas, de la niña del lago leyendo poesía, de los antepasados, de la madre, la abuela y de los que ya no están pero escuchan, porque a diferencia de los que sí están, no corren, no lo tropiezan, lo esperan, están con él y lo hacen “hablar solo”.Don Ramón recuerda todo lo que día tras día pasa inadvertido , invisible al ojo cotidiano, ese mismo que no es capaz de distinguir a la otra Buenos Aires perdida en la vorágine diaria. Esta Buenos Aires amada y oculta como una pasión prohibida. Vive y ama a su ciudad, esa amante desagradecida en la que promete morir un día (a diferencia de Vallejo, que eligió morir en París vencido por la fatiga). La padece, la disfruta, la consiente, le perdona su ceguera cruel. Y se imagina muriendo en ella, “en el viejo hospital destartalado, llegando sobre una ambulancia, disfrutando por fin de la importancia que te dan cuando grita la sirena”.Don Ramón también es Buenos Aires. No le ha vendido su alma al diablo para sobrevivir. La ofrece por sólo un peso con cincuenta centavos. Al pasar recuerda que en el oscuro túnel del apuro también es posible hallar un manantial de luz.

Don Ramón de Almagro


Istoria
(Sin "H" pues no tiene importancia)


Don Ramón y su esposa, durante muchos años fueron almaceneros, de ahí eso de Doña Elsa y Don Ramón, en Abril de 1996 como muchos otros, debieron cerrar el almacén, al quedar sin trabajo, sin nada, Don Ramón a los 62 años, comenzó el secundario, terminando esto en Diciembre de 1998, allí en el colegio encontró la poesía, cuando sólo tenía escrito siete poemas, ante la necesidad que siempre tiene cara de hereje, comenzó a venderlas en el subte “D”, esto fue en Enero de 1998, desde entonces, gracias a Dios, a Metrovías, al Personal y a los Pasajeros este ha sido su medio de vida.
Don Ramón firma como Ramón de Almagro, pues vive en ese barrio desde hace más de 60 años, pero en realidad nació un 10 de Abril de 1934 en Arrecifes, ciudad del Noreste de la Provincia de Buenos Aires.


MI POEMA
Mi poema está ahí
uno más
entre millones de poemas
que andan dispersos por el mundo
son tantos los poemas
como son tantas
las hojas doradas en el otoño
pero un día,
un día cualquiera
por algún motivo o sin ninguno
tu mirada se detiene en él
y mi poema se ilumina
tú lo observas
y mi poema se siente hermoso
tus ojos lo leen
y mi poema brilla
es casi una estrella
luego mientras te alejas
mientras prosigues tu camino,
llevando sobre ti
algo de ese resplandor
que se va apagando
mi corazón agradecido
sólo atina a decirte
GRAACIAAS
Nota: GRACIAS, Gracias Don Ramón por tan bellos poemas y por tus siempre entrañables palabras, eres una buena persona y de un gran corazón, se aprecia y se agradece, un Bacho forte de su amiga que le aprecia un monton y nunca le olvidará.

Marcos Ana



Marcos Ana pasó 23 años consecutivos en las cárceles franquistas, entró con 19 años y salió con 41, como él mismo declara “Llegué tarde a mi juventud”. Sin embargo, lo que nos cuenta es justamente el resultado de una juventud vivida intensamente, reverdecida y decantada por el prisma del tiempo. A sus 87 años su escritura ha conservado la frescura, el vigor, la pasión, de esos días que sembraron en tantos hombres y mujeres los ideales más altos de la solidaridad y resistencia frente al fascismo. Por las páginas de estas memorias pasan las angustias del final de la guerra civil, las historias individuales, no sólo la del poeta sino la de muchos compañeros que dejaron su vida en esas frías madrugadas frente al pelotón de fusilamiento. Marcos Ana, torturado, condenado dos veces a la pena de muerte, sabe lo que es esperar cada noche no oír nombrar su nombre, sabe de los abrazos de los que se iban y no volverían más, sabe del irrecuperable dolor de sus familias, y nos deja el testimonio de esos instantes, del valor, del temblor de la carne y de la fe que los sostenían.
Su relato nos transporta a la vida cotidiana de las prisiones que conoció, Porlier, Ocaña, Alcalá de Henares, Burgos. A través de distintas anécdotas, nos habla de los patios de las cárceles, de las notas de capilla, último rastro de los que se enfrentaron a la muerte, del temor absoluto a perder la razón, de las esperadas visitas, de los mercadillos de huesos de aceitunas de los prisioneros andaluces, de los pintores y poetas, de las monjas de la enfermería, de las cartas de amor, del sadismo de ciertos guardianes, de las humillaciones, pero también de todas las formas de resistencia, del humor, de las canciones y coplillas que inventaban, de la esperanza, de los amores epistolares, de los libros que entraban clandestinamente, como el Canto general de Neruda, los poemas de Alberti, las cartas de María Teresa León, camuflados entre las paginas de misales o las obras de Menéndez Pidal.
En esta oscuridad luminosa empezó sus primeros poemas Marcos Ana en una celda de castigo de la prisión de Burgos. “Los amigos me pasaron lecturas, introduciendo en mi petate unas hojas sueltas con poemas de Alberti, Neruda, Machado… Los leía y releía mil veces. Me los aprendí de memoria y me los recitaba en voz alta, llenando de ritmo y de imágenes la soledad y el silencio de mi celda. Y, en aquel clima, comencé a escribir, o a construir memorizando, sin apenas conocer la carpintería del poema, dejándome llevar por una cadencia musical que subía de mí mismo.” Estos textos fueron saliendo clandestinamente al exterior, escritos en papeles de fumar o memorizados por presos que salían en libertad, y se constituyeron en símbolos latentes de esa España secuestrada.
Poemas como “Mi corazón es patio”, “Te llamo desde un muro”, “La vida”, “Prisión central”, “España”, “Autobiografía”, recorrieron el mundo llevando la voz de los presos políticos. Versos como “Mi vida / os la puedo contar en dos palabras: / Un patio. / Y un trocito de cielo / por donde a veces pasan / una nube perdida / y algún pájaro huyendo de sus alas.”, estremecieron y sensibilizaron a la comunidad internacional sobre la situación de los presos políticos españoles y se convirtieron en arengas y canciones que exigían la amnistía.


La tierra no es redonda:
es un patio cuadrado
donde los hombres giran
bajo un cielo de estaño.
Soñé que el mundo era
un redondo espectáculo
envuelto por el cielo,
con ciudades y campos
en paz, con trigo y besos,
con ríos, montes y anchos
mares donde navegan
corazones y barcos.
Pero el mundo es un patio.
(Un patio donde giran
los hombres sin espacio.)
A veces, cuando subo
a mi ventana, palpo
con mis ojos la vida
de luz que voy soñando.
Y entonces digo: "El mundo
es algo más que el patio
y estas losas terribles
donde me voy gastando".
Y oigo colinas libres,
voces entre los álamos,
la charla azul del río
que ciñe mi cadalso.
"Es la vida", me dicen
los aromas, el canto
rojo de los jilgueros,
la música en el vaso
blanco y azul del día,
la risa de un muchacho…
Pero es soñar despierto.
(Mi reja es el costado
de un sueño que da al campo),
Amanezco, y ya todo
—fuera del sueño—es patio:
Un patio donde giran
los hombres sin espacio.
¡Hace ya tantos siglos
que nací emparedado,
que me olvidé del mundo,
de cómo canta el árbol,
de la pasión que enciende
el amor en los labios,
de si hay puertas sin llaves
y otras manos sin clavos!
Yo ya creo que todo
—fuera del sueño— es patio.
(Un patio bajo un cielo
de fosa, desgarrado.
que acuchillan y acotan
muros y pararayos.)
Ya ni el sueño me lleva
hacia mis libre años.
Ya todo, todo, todo
—hasta en el sueño— es patio.
Un patio donde gira
mi corazón, clavado;
mi corazón, desnudo;
mi corazón, clamando;
mi corazón, que tiene
la forma gris de un Patio.
(UN PATIO DONDE GIRAN
LOS HOMBRES SIN DESCANSO).

También puedes escribirle a Don Ramón para que te lo envíe a otro país, seguro que te encanta su librito de Poemas, él te lo agradecerá. donramon@sinectis.com.ar

NIÑOS ROBADOS

El Rincón de las Miradas

Hola a todos, bienvenidos al Rincón de la Memoria, ¿el porque de ese nombre?, porque para mi es muy importante "No Olvidar", recordar mis raíces, los amigos, las risas, los sueños, las tristezas….recordar cada instante, y no olvidar nunca mis recuerdos.

Un blog de recuerdos de grandes personas e historias, que no deben borrarse de la historia, ni de nuestra Memoria. Un Sitio de encuentros, donde el Olvido y el silencio no tienen la puerta abierta.

Este Blog lo he creado pensando especialmente en dos grandes personas, las cuales admiro muchísimo, son mi buen Amigo Don Ramón de Almagro y Marcos Ana (al cual descubrí un poco más gracias a Don Ramón), Con todo mi cariño hacia ellos.

Y gracias a este Rincón tengo que añadir una extensa lista de amigos entrañables que nunca olvidaré...Andrés Iniesta, Germán, Eva, Carmina, Rafa, kebran y un largo ect.
¡GRACIAS A TODOS!


Datos Personales

Mi foto
No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...).

"Canciones con Memoria"

Lo Último de...

D. Ramón y Marcos Ana

D. Ramón y Marcos Ana

La caza del monumento fascista.

Museo Virtual de la Memoria Repúblicana de Madrid Las víctimas de la Represión Franquista en Madrid