Amigos con Memoria...

    La vida es muy peligrosa. Por las personas que hacen el mal, y por las que se sientan a ver lo que pasa.
    Albert Einstein (versión SaiZa)

    Carpe Diem

    No os quedéis impasibles ante las injusticias y las mentiras. Si algo no os gusta, decidlo sin miedo. Por mucho que la gente corrupta de lo políticamente correcto parezca imponer un silencio, ¡no calléis! Pues es mucho lo que está en juego:
    ¡LA LIBERTAD!

    No te dejes vencer por el desaliento

    No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.No te dejes vencer por el desaliento.No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,que es casi un deber.No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo.Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión.La vida es desierto y oasis.Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa:Tú puedes aportar una estrofa. No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.No caigas en el peor de los errores: el silencio.La mayoría vive en un silencio espantoso.No te resignes. Huye."Emito mis alaridos por los techos de este mundo",dice el poeta.Valora la belleza de las cosas simples.Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.Eso transforma la vida en un infierno.Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante.Vívela intensamente, sin mediocridad.Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo.Aprende de quienes puedan enseñarte.Las experiencias de quienes nos precedieron de nuestros "poetas muertos", te ayudan a caminar por la vida.La sociedad de hoy somos nosotros. Los "poetas vivos".No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas… Walt Whitman.Versión de: Leandro Wolfson

    El Rincón de la Memoria

TRADUCIR A...
EN LINEA El Rincón de la Memoria
VISITA Nº 888 casino bonus desde el 13-08-2008

Archivo

Premio blog de Oro

Premio blog de Oro
Gracias Carmina

Premio Dardo

Premio Dardo
"En la Entrega de Premios Dardo se reconoce los valores que cada blogger muestra cada día en su empeño por transmitir valores culturales, éticos, literarios y personales, que en suma, demuestra su creatividad a través de su pensamiento vivo que está y permanece, innato entre sus letras..."

Ranking Blogs Wikio

Wikio – Top Blogs

Abuelo ¡Vuelves a Casa!


Ayer me llegaba una carta al correo que me envía la amiga Eva y que cuyo relato estaba escrito por Julián de la Morena uno de los familiares de las identificaciones de Valdenoceda (Burgos), y que es representante de los familiares de Castilla la Mancha de la asociación de Familiares y Amigos represaliados en el penal de Valdenoceda (Burgos), en donde existe una fosa común con restos de 151 presos republicanos.
Una carta llena de gratitud y sentimientos, cuyo relato me emociono, pues es un sentimiento que muchos habrán tenido y otros nunca podremos llegar a experimentar y saber lo que se siente al recibir tan grata noticia, pero que igualmente nos alegramos y emocionamos cada vez que una familia puede recuperar y enterrar dignamente a los suyos, pues al fin y al cabo todos somos una gran familia.
Gracias Eva por enviármela y gracias a ti Julián por darme tu consentimiento para publicarla. Un beso a los dos.



ABUELO ¡VUELVES A CASA!
La vida está hecha de momentos y este es de los más especiales de mi
vida. Su artífice, mi amigo-hermano, José Mari (Josetxu el Vasco). Me
ha dicho, "Juliantxu, ¿estás bien sentado?". ¡Sí, claro!, le he
respondido; ¿por qué?. Pues agárrate bien –dice él-, ¡HAN
IDENTIFICADO LOS RESTOS DE TU ABUELO, ALFONSO DE LA MORENA PRADO!, me
lo ha comunicado Luis". ¡Hostias, no jodas!, le digo incrédulo. "Es
el número 23, de la segunda fila", sentencia Pepe, el "manchego".
Hasta en eso es grande este tipo, manchego y vasco, o vasco y
manchego, que da igual, ¡la mejor mezcla posible!.

Entre las llamadas obligadas, por el agradecimiento, está la que hago
a Paco "el jerezano". Otro que bien vale lo que vale. ¿Qué has
sentido?, me pregunta. ¡Me he quedado como "anestesiao" , inmóvil!,
¡sin saber reaccionar!. Como cuando estás preparando largo tiempo una
oposición y recibes la noticia de que la has superado. Tienes la
sensación de que en algún momento vas a explotar de júbilo, sin saber
por qué no lo has hecho en ese mismo momento.

Luego, más calmadamente, te fluyen los recuerdos y la satisfacción de
que has cumplido una de las misiones que, quizá la Providencia, te ha
asignado.

Recuerdo a mi abuela y a mi padre, en primer lugar, sin importar el
orden. Pobres, cuanto dolor tuvieron que soportar. La abuela, buena y
santa, que recibió la noticia de la muerte o el asesinato del marido,
en el velatorio de su madre, de boca de uno de los familiares de los
presos, porque ni para dar la noticia fueron personas dignas los
criminales; que vio morir a dos de sus hijos en esos tiempos, de 11 y
16 años, quizás por el sufrimiento que ennegreció la casa. Mi padre,
Félix, a quien tanto amo y recuerdo, que murió a los 42 años, con la
tristeza de haber vivido la amargura de la crueldad de los salvadores
de patrias y de almas. Lo poco que sé del abuelo él me lo contó, me
inoculó, sin duda involuntariamente, la inquietud que aún perdura.

Recuerdo a mis tías, Francisca y Felicidad. A mi tío Balbino, que aún
vive. ¿Cómo decírselo sin que le broten las lágrimas y cause daño?

Y el ¿por qué?. ¿Por qué todo esto? ¿Por qué el ensañamiento con
personas buenas y justas? ¿De qué sirvió su muerte? ¿A quién había
que redimir? ¿Por qué, ahora, 70 años después, los herederos del
verdugo y sus bendecidores nos quieren negar estos "momentos"? ¿Por
qué, los que vivieron y les fueron arrancadas sus vidas por la
libertad, la justicia y la democracia, no tienen derecho a la VERDAD,
LA JUSTICIA Y LA REPARACIÓN, ni tan siquiera por parte de quienes
dicen ser sus sucesores ideológicos?

Mis padres, me decían: Quien no es agradecido, no es bien nacido. Por
eso, en este momento toca corresponder:
Gracias:

A Pepe, por su coraje y garra en esta lucha. Chiquito y duro, como
los "torraos" de su Torralba. Sin él, esto no hubiera sido posible.

A Jimi, Marisa, y todos los que han formado el grupo "Aranzadi" en
los trabajos de Valdenoceda. Que Dios os bendiga.

A Paco, para que las teclas y comandos de su ordenador no paren nunca
de transmitirnos la VERDAD Y LOS ROSTROS de los nuestros.

A todos los nuestros.

Mi abuelo ya no es persona "desaparecida" . No hay que buscar más. El
abuelo volverá a casa, a su tierra, para que por fin DESCANSE EN PAZ
Y COMO DIOS MANDA.

Salud.

El Tráfico Humano de Franco



Anoche en antena3 emitieron el polémico reportaje de investigación “Franco: Operación Caídos”, en el que se desvelan detalles inéditos de la impresionante y desconocida operación puesta en marcha por el Gobierno franquista para llenar de cadáveres procedentes de la Guerra Civil el Valle de los Caídos.
Un reportaje presentado por Fernando González, Gonzo, quien presento también el pasado 17 de diciembre el reportaje de "
Ángel Sanz Briz: El Schindler español". Pues bien el periodista Fernando González, Gonzo, ha investigado esta operación y ha encontrado una fotografía reveladora en la que varios trabajadores del Valle de los Caídos se encuentran dando sepultura a los cadáveres de Aldeaseca pocos días antes de la inauguración del monumento a los caídos. Precisamente la caja que el Juez Garzón buscaba, en la que se encuentran los restos de los siete republicanos cuya exhumación ordenó en El Valle de los Caídos. Una exhumación que luego paralizó la Audiencia Nacional.
Un reportaje en el que deja claro que Franco no respeto ni la voluntad de los familiares de su propio bando, ya que también hay sepultados en ese mausoleo restos de combatientes del bando nacional cuyas familias jamás dieron su permiso para que fueran exhumados de donde se encontraban y trasladados hasta el Valle de los Caídos.

Un reportaje en el que habla con varias personas que fueron las responsables de hacer las cajas, de los traslados y testigos de los entierros, en el que también entrevista al abad del monasterio, el padre Anselmo Álvarez, al que ha enseñado los archivos del Valle en los que constan anotados unos 33.497 cadáveres allí enterrados según los archivos del Valle de los Caídos y que según el propio abad considera que está a la baja, ya que él mismo estima que allí se encuentran los restos de muchísimas más personas, unas 60.000 personas. Además de que se dan a conocer varios errores, como es el caso de los fusilados de aldeaseca que eran siete y en el registro del valle los caídos consta como seis, error que probablemente se comete en el recuento al trasladar los restos, y como bien comprobarían años más tarde los familiares, que en 2003 deciden exhumar la fosa donde siempre habían creído que estaban los restos de sus familiares, para darles una digna sepultura, cuando se llevan la desagradable sorpresa que allí solo quedaban una calavera y varios huesos que se olvidaron en el traslado de restos al Valle de los Caídos, una profanación más de las que Franco llevo a cabo por toda españa.

Un reportaje muy interesante y que tendrá una segunda parte en la que habrá varios testimonios, entre los que se encuentra mi querido Andrés Iniesta “El niño de la prisión” y que además de los años sufridos en la cárcel, también se vio sometido a trabajar en Cuelgamuros como el se refiere siempre al Valle de los Caídos, del cual nos dejará su testimonio.

Una enorme fosa común con miles de restos humanos de toda España y de ambos bandos, un tráfico humano de restos profanados por orden del dictador y asesino Francisco Franco, cuya maldad y sufrimiento no deja descansar ni después de muertos, obligando a que sus victimas reposen junto a su verdugo, un ser egoísta que no respetó ni a sus propios brazos ejecutores, instaurando un pacto de silencio que cuesta romper aun después de 70 años, y dejando una enorme fosa común, España.

Proponen a Marcos Ana para el Príncipe de Asturias


Queridos Amigos, hoy comienzo el día con una gran noticia y que me llena de alegría, pues proponen a Marcos Ana para el Príncipe de Asturias, aunque como todos sabéis ya, para mi es el príncipe del mundo, que lleva la memoria y el recuerdo de sus compañeros por el mundo, reivindicado la dignidad y justicia que merecen, sin peder sus principios, con incasable lucha y siendo leal a sus ideas, un hombre sin rencor a pesar de lo sufrido y lleno de buenos sentimientos, pero bueno ya sabéis de sobra lo que pienso de él y lo mucho que significa para mí. Así que solo os pido que apoyéis la propuesta y que cuantos más seamos mucho mejor. Para ello, tenéis que entrar en el blog "Todos los Rostros" y firmar en comentarios con tu nombre, apellidos y de donde eres para apoyar la propuesta. Muchísimas Gracias.
Ahora os dejo con la noticia que leía en varios sitios de la red:

La Universidad de Granada aprueba presentar la candidatura del poeta salmantino, víctima del franquismo, al premio a la Concordia.

J.P. El poeta Marcos Ana nacido en 1920 en la pedanía de San Vicente, del municipio de Alconada (Salamanca), puede presumir de madrina de lujo. Probablemente su lucha constante contra la dictadura y sus más de 20 años de penitencia en oscuras celdas franquistas bien lo merecen. El caso es que la Universidad de Granada ha apostado por su causa y aprobó ayer, a través de su Consejo de Gobierno, presentar la candidatura de este literato, símbolo de la cultura antifranquista, al premio Príncipe de Asturias de la concordia en su edición de 2009.

El campus granadino quiere reconocer de esta manera la tenacidad en la lucha por las libertades de este hombre de 88 años, que pasó más de 20 años en prisión por defender sus ideales y al que, por el mismo motivo, le fue ‘robada’ buena parte de su juventud y de su vida. Lo cierto es que su vida da para escribir una novela –ha publicado su biografía– e incluso para hacer una película –Así lo quiere hacer Pedro Almodóvar–.

Fernando Macarro Castillo – el seudónimo de Marcos Ana es el resultante de juntar los nombres de sus padres– se crió en el seno de una familia muy humilde y profundamente católica. Con quince años se afilió a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) y abandonó la religión. En julio de 1936 marchó al frente, pero le devolvieron a casa por ser menor de edad. Se incorporó finalmente en 1938 llegando a ser comisario político del partido comunista.

Al acabar la guerra fue encarcelado y torturado. Se le juzgó en dos ocasiones y las dos salió con condena de muerte. Cumplió casi 23 años de prisión. En la cárcel comenzó a escribir poemas firmando como Marcos Ana. Fue indultado en 1961. Ya libre, marchó a Francia e intentó recuperar el tiempo perdido. Se dedicó a viajar por todo el mundo convertido en un símbolo de la solidaridad internacional y de la lucha antifranquista. Regresó a España con la amnistía de 1976.

En el periodo democrático ha continuado muy activo dentro del Partido Comunista del que ha sido candidato al Congreso de los Diputados y en el que ha ocupado distintas responsabilidades, como la de solidaridad internacional. Creación entre rejas. Buena parte de su obra fue escrita durante sus dos décadas de reclusión. De dicha época destacan, por ejemplo, ‘Poemas desde la cárcel’, que concluyó en 1960, junto un año antes de recibir el indulto. Este trabajo fue publicado en Brasil.

Tres años más tardes salió a la calle su siguiente trabajo, claramente reivindicativo: ‘España a tres voces’, que se publicó en Argentina. De su obra más reciente destaca ‘Decidme cómo es un árbol’ (2007), la autobiografía de una vida llena de penurias pero, al mismo tiempo, apasionante.

UN TUPIDO VELO - 140.000 MUERTOS INVISIBLES


Sus cuerpos e historias siguen ocultos. Españoles asesinados en 1936 y 1951 y enterrados dos veces, en realidad. Entonces, por la Guerra Civil, y ahora, por las trabas burocráticas de todo signo político y la excusa de que el olvido mejora la convivencia.
El País/BENJAMÍN PRADO 18/01/2009

No se sabe quién los mató, pero sí quiénes no van a desenterrarlos: esas personas a las que el poeta Juan Gelman ha descrito como "los organizadores del olvido" y cuyo trabajo en España ha sido tan eficaz que aún hoy -cuando se cumplen 70 años del final de la Guerra Civil y 30 de la llegada de la democracia- quedan decenas de miles de víctimas de la dictadura enterradas en las innumerables fosas comunes que cruzan el país igual que una cicatriz siniestra y a las que, según la lista que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica le entregó al juez Baltasar Garzón cuando éste inició una causa para investigar el paradero de los asesinados por los golpistas entre julio de 1936 y diciembre de 1951, fueron a parar al menos 130.137 personas en España y 7.000 más en campos de concentración en el extranjero.

Una cifra imponente que, sin embargo, algunos quieren que sea invisible, como pudo comprobar el magistrado de la Audiencia Nacional nada más poner en marcha su proceso, al requerir a diversas instituciones datos sobre los desaparecidos y encontrarse con que esclarecer aquella cacería humana iba a ser difícil, porque muchos de los silencios y escondites legales en los que se ha basado la inmunidad de los represores o de sus cómplices parecen invulnerables, y porque una parte de la verdad está enterrada en los sótanos de la Transición y la blindan pactos como la Ley de Amnistía del año 1977, que es preconstitucional, o los Acuerdos suscritos en 1979 con el Vaticano.


La primera indultaba "los delitos de rebelión y sedición, así como los delitos y faltas cometidos con ocasión o motivo de ello, tipificados en el Código de Justicia Militar", y "los delitos y faltas que pudieran haber cometido las autoridades, los funcionarios y agentes del orden público (...) contra el ejercicio de los derechos de las personas". Los segundos sancionaban que el Estado respetaría "la inviolabilidad de los archivos, registros y demás documentos pertenecientes a la Conferencia Episcopal Española, a las curias episcopales, a las curias de los superiores mayores de las órdenes y congregaciones religiosas, a las parroquias y a otras instituciones y entidades eclesiásticas". El narrador Adolfo Bioy Casares hablaba de Argentina cuando dijo que el problema de su país era que allí "el olvido corre más ligero que la historia", pero también podría haber estado hablando de España.

Sin embargo, nada de eso existe para las víctimas, cuyos relojes se quedan parados a la hora del drama, ni para sus familiares, que quieren regresar al pasado para saber, para rehabilitar la memoria de sus parientes, devolverles la dignidad o sacarlos de la ignominiosa tumba clandestina a la que fueron arrojados por sus ejecutores; porque mientras eso no suceda, tal y como recordaron primero el novelista Primo Levi y luego el propio Gelman, los herederos del horror seguirán oyendo gritar a sus desaparecidos el poema de Coleridge que dice: "Desde entonces, a una hora incierta / la agonía vuelve; / y hasta que mi historia espantosa sea contada / mi corazón seguirá quemándose en mí". Un hombre que ha sobrevivido a Auschwitz sólo el tiempo que necesitaba para reunir el valor de suicidarse, y otro cuyo hijo y nuera han sido asesinados por los militares argentinos, deben de saber muy bien lo que hiere y consume ese fuego. Y también lo saben, aquí y ahora, muchos hijos y nietos de republicanos españoles que aún no han sido rehabilitados y que, al ver cómo sus familiares parecen haber sido enterrados dos veces, una bajo la tierra fúnebre de la tiranía y otra bajo la burocracia de la libertad, sin duda estarán de acuerdo con el historiador Paul Preston, que sostiene que ésa, entre otras, es la prueba de que el general Franco tenía al menos parte de razón cuando dijo que lo dejaba todo "atado y bien atado" para después de su muerte.

Lo cierto es que el mundo ha cambiado mucho, pero en algunas cosas sólo para que las mismas injusticias se puedan medir con aparatos más sofisticados... y seguir sin repararse. No deja de ser tremendo que en pleno siglo XXI se pueda entrar en Internet y usar Google Maps para ver fosas comunes como la del cementerio de San Rafael, en Málaga, de la que ya se han sacado muchos de los entre 4.000 y 5.000 cuerpos que se calcula que están allí sepultados.

El camino de quienes intentan recuperar los restos de los suyos ha sido largo y solitario, y aún hoy tiene más curvas que rectas, puesto que las trabas legales que dificultan cualquier iniciativa al respecto son interminables y porque la ayuda oficial que han recibido por parte de los diferentes Gobiernos de la democracia ha sido más pequeña cuanto más grande era la polémica que se creaba cada vez que se ponía el tema sobre la mesa, con lo que al final siempre han estado solos, en una zona de nadie situada entre los que se oponen ferozmente a las exhumaciones y los que tienen miedo de esa ferocidad. "La memoria, malla a malla, / me cubre armando su mundo", dice en uno de sus poemas Jorge Guillén, y mucha gente se ha debido de sentir así en nuestro país, atrapada en la red de las preguntas sin respuesta y los derechos vulnerados, al margen de la normalidad democrática que disfrutaban los otros. La última decepción, que fue muy dolorosa porque había levantado enormes expectativas, se produjo cuando el juez Garzón, que, entre otras cosas, les quería dar a las atrocidades del franquismo la categoría de crímenes contra la humanidad, un grado que evita que los delitos prescriban o sean amnistiados, fue sometido a una presión tan asfixiante a izquierda y derecha, tanto por parte del fiscal general del Estado como de la sección más conservadora del Poder Judicial, que se vio obligado a inhibirse de la investigación en favor de los juzgados territoriales de los lugares en los que se encuentran algunas de las fosas conocidas, para que ellos decidan si siguen adelante o no.


Será difícil que la mayor parte lo haga, porque dar ese paso los alejaría de la Audiencia Nacional, que se ha declarado incompetente en ese asunto y cuyos magistrados se han opuesto por mayoría a que se indaguen aquellos sucesos al detener la causa con una sentencia del Tribunal Supremo. Su decisión habrá alegrado, sin duda, a quienes encierran la historia de la represión en un círculo paradójico, cuyo argumento de que sacar a un republicano de una fosa común es un desafío a la convivencia democrática, se parece bastante al que se utilizaba para enterrarlos en ellas, acusándolos de "auxilio a la rebelión".

Detrás de los familiares, sin embargo, no está el vacío, a pesar de los muchos huecos que deja la controvertida Ley de Memoria Histórica, en la que se dice que "el Estado ayudará a la localización, identificación y eventual exhumación de las víctimas de la represión", algo que en la práctica no ha ocurrido ni parece que vaya a ocurrir tras aprobar el Gobierno, en diciembre de 2008, la creación de una Oficina para las Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura, que realizará un mapa de las fosas existentes y promoverá "la cooperación institucional en los desenterramientos". Son compromisos ligeros, promesas que ofrecen, como mucho, todo lo que pueden dar de sí palabras como "ayuda" o "cooperación".

Partiendo de esa base, el borrador que ha presentado el Gobierno concluye que los familiares de las víctimas llevarán a cabo las exhumaciones "con sus propios medios o con los que se aporten mediante la suscripción de los correspondientes convenios o contratos" y, en realidad, se desentiende del asunto al comunicar que para poder realizarlas "será necesaria la autorización de la Comunidad Autónoma correspondiente y de los órganos de gobierno de la entidad local donde se ubiquen los restos".

Es decir, que la apertura o no de una fosa de la Guerra Civil dependerá del dinero de los particulares y del criterio de cada Administración autonómica. El Gobierno contribuye a la tarea, desde hace dos años, con una subvención testimonial de 120.000 euros anuales.

Por fortuna para los afectados, esos huecos los llenan, hasta donde pueden, organizaciones como la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que son las que se han encargado de las exhumaciones. Tal vez, la diferencia es que la gente que las dirige no trata ese drama sólo como un asunto político, sino en primer lugar como una tragedia humana, lo cual parece más que coherente, dado el tiempo transcurrido. Lo raro es lo contrario, interpretar la rehabilitación de las víctimas como un ajuste de cuentas o como una provocación y llegar a decir, tal y como se ha hecho desde el rincón más reaccionario de nuestra sociedad, que sacar a un familiar de una fosa común para darle una tumba digna es querer ganar la Guerra Civil a los 70 años de haberla perdido. Un puro disparate que, eso sí, tiene una vez más como coartada la Transición, puesto que quienes lo mantienen han acusado a los defensores de la memoria histórica de "querer establecer la legitimidad democrática en 1931, en lugar de en 1978".

Tal vez lo que ocurre es que, como ha dicho en alguna ocasión uno de los miembros del Tribunal Supremo, José Antonio Martín Pallín, para algunos, "la legalidad emanada del franquismo se considera igual a la emanada de un Parlamento democrático". Algunas personas aún sienten miedo cuando se producen estos debates, seguramente porque piensan que si los viejos antagonismos se reavivan con tanta facilidad es porque la hoguera nunca se ha llegado a apagar del todo y podría volver a quemarnos.

Mientras en España unos hablan del futuro como único antídoto del pasado y otros intentan explicarles que la manera de avanzar en la historia es pasar página, pero no arrancarla, Amnistía Internacional (AI) ha realizado varios informes en los que se pregunta por qué España intervino judicialmente en los casos de las dictaduras chilena y argentina, pidiendo la extradición de Augusto Pinochet o condenando al ex militar argentino Adolfo Scilingo por crímenes de lesa humanidad, y sin embargo "no ha sido capaz de ofrecer verdad, justicia y reparación para las víctimas de su propio país durante la Guerra Civil y el régimen franquista", lo que hace evidente la originalidad macabra de nuestro país, "que es el único caso donde no se ha avanzado prácticamente nada 70 años después de la Guerra Civil".

Los tres jueces de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que apoyaban a Garzón consideran que el magistrado perseguía "crímenes contra la humanidad" y actos de "violencia política institucionalizada y terrorismo de Estado" que fueron "acciones militares y paramilitares dirigidas contra la población civil, ataques, represalias y actos de violencia cuya finalidad principal fuera atemorizarla", y que, por tanto, constituyen hechos que se encontrarían "en permanente estado de consumación, según el derecho internacional y el derecho interno", por lo que la Audiencia Nacional sí podría haberse declarado competente para investigarlos y por lo cual ahora podría perseguirlos cualquier otro país.

De momento, la justicia española ha propiciado una victoria en toda regla de aquellos "legisladores del olvido" a quienes Juan Gelman lanza la acusación tremenda de "promover la continuidad civil, bajo otras formas, del pensamiento militar". Un pensamiento que en la cuestión que estamos tratando, y en lo que se refiere a aquel ejército sedicioso de 1936 y a los grupos como Falange que le acompañaron en su campaña de exterminio, no necesita palabras para ser explicado, porque basta con los números que le ponen al desastre las casi 140.000 personas cuyos nombres le fueron entregados al juez Garzón y que son la suma de las 4.000 que fueron enterradas junto al cementerio de Mérida; más las 2.000 que se calcula que están en el de la Almudena, en Madrid; las 1.600 del de Oviedo; las 6.000 de los campos granadinos de Órgiva y Víznar, donde está Federico García Lorca; las al menos 2.000 de Badajoz y las 15.000 de toda Extremadura; las 4.000 o 5.000 de Málaga; las más de 1.000 de Teruel; las casi 12.000 que fueron exterminadas en Córdoba; las cerca de 15.000 en toda Galicia...

Y así hasta completar la escalofriante cifra del dolor, que, por otra parte, siempre será aproximada, puesto que las dimensiones de aquel espanto son incalculables y, sobre todo, indemostrables, porque no existe forma de encontrar a muchos, por ejemplo, a los que fueron arrojados al mar en las islas Canarias y en otros muchos lugares, atados de pies y manos y con un peso amarrado con una soga al cuello. En un debate televisivo con el comunista Santiago Carrillo, el fundador del Partido Popular y antiguo ministro de la dictadura, Manuel Fraga, dio un ejemplo, cercano a la parodia, de esa mentalidad castrense de algunos civiles a la que se refería Gelman, al oponerse de forma tajante a la apertura de las fosas con un razonamiento que pareció una orden: "Hay que recordar lo que hay que recordar; y lo demás, olvidarlo". El problema del verbo olvidar es que es lo contrario del verbo saber. El último de los manifiestos hechos públicos por AI, en noviembre de 2008, llevaba un título muy explícito: Para pasar página, primero hay que leerla.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica se inició como una aventura personal cuando el periodista Emilio Silva se decidió a reunir a un grupo de arqueólogos forenses para exhumar los restos de su abuelo, un militante de Izquierda Republicana que había sido asesinado y enterrado, junto a otros compañeros, en un pueblo de León. Después, se ha transformado en la principal organización destinada a canalizar las reclamaciones de miles de familias que también quieren recuperar a los suyos. En sus nueve años de existencia, y gracias al trabajo de los voluntarios que realizan las excavaciones, la ARMH ha recuperado los huesos de unas 4.000 personas, pero no sólo eso: también ha sacado a la luz sus historias, que vistas de una en una le dan una dimensión distinta a la tragedia y que al pormenorizarse se salvan del peligro que toda generalización conlleva, que es el de reducir cada odisea personal a un simple tanto por ciento del drama colectivo.

Una metáfora emocionante de la intensidad de los sentimientos de tantas personas afectadas por las calamidades de la Guerra Civil y la dictadura fue la decisión de Modesta, la abuela de Emilio Silva, que antes de morir mandó que grabaran en la lápida de su sepultura el nombre de su marido para que lo llevasen con ella cuando lo encontraran.

Otros tuvieron, dentro de lo que cabe, más suerte, como Obdulia Granada, superviviente de un paseo llevado a cabo por una banda de falangistas, comandada por un canalla apodado el 501 por el número de ciudadanos que había asesinado en la zona, que una madrugada de octubre de 1936 mató en Candeleda, Ávila, a tres mujeres: Virtudes de la Puente, de 53 años; Valeriana Granada, de 26, y Pilar Espinosa, de 43, la madre de Obdulia. Una de ellas, acusada de ser protestante, y otra, de leer El Socialista. En el camión en el que las metieron también iban Obdulia -que entonces contaba 14 años- y la hija de Valeriana, embarazada de dos meses, Heliodora, que tenía 2 años.

Mientras los arqueólogos de la ARMH recuperaban los restos de las tres mujeres, Obdulia recordaba aquel día horrible, contaba que algo hizo cambiar de opinión a los bandidos, que de pronto ordenaron parar el vehículo y las mandaron a ella y a Heliodora de vuelta a casa. Las tres mujeres fueron fusiladas y a Valeriana le abrieron el vientre, le arrancaron el feto y la rellenaron de hierbas. Los cuerpos quedaron a la intemperie, para que sirvieran de escarmiento a sus vecinos. Uno de ellos, el que se atrevió a enterrarlos y a poner sobre la fosa una piedra que sirviese de señal, murió una semana después a causa de la depresión insufrible en que lo había sumido aquel espectáculo macabro. Obdulia y Heliodora pudieron, al menos, recuperar los huesos de sus madres y depositarlos en un lugar decente.

Un buen ejemplo de la distancia que hay entre la frialdad de las decisiones políticas y los sentimientos de los damnificados por el olvido, lo simboliza el caso del Valle de los Caídos, que era una de las tumbas que mandaba abrir el juez Garzón en sus primeras diligencias y en la que se estima que casi la mitad de los alrededor de 50.000 cuerpos que acoge son republicanos robados de sus tumbas furtivas por los vencedores, que así los mancillaron dos veces. Mirándolo de una manera global, la orden de sacarlos de la cripta del monumento les pareció a muchos una provocación. Pero si lo miras de forma individualizada se convierte en otra cosa, porque entonces conoces, por ejemplo, la historia de seis hombres y una mujer secuestrados por los falangistas en Pajares de Adaja (Ávila), asesinados en el pueblo de Aldeaseca, arrojados a un pozo por un vecino al que los pistoleros obligaron a hacer desaparecer los cadáveres, y cuyos cuerpos fueros sacados de allí en secreto, 23 años más tarde, para ayudar a llenar con ellos la fosa del Valle de los Caídos, para la cual la dictadura no contaba con suficientes muertos. Las familias estuvieron décadas sin saber hasta qué punto serían ciertos los rumores que hablaban del traslado al Valle de los Caídos, y sólo supieron la verdad cuando el pozo fue sondeado y allí sólo aparecieron un cráneo, algunas piezas dentales y el dedal de la mujer ajusticiada aquella noche sanguinaria de 1936.

El dictador no había podido llenar su monumento fúnebre con las víctimas de su bando, como pretendía, porque al acabar el mausoleo, a los 20 años de haber empezado a construirlo, la gran mayoría de las viudas de combatientes franquistas que fueron preguntadas se negó a autorizar la exhumación y el traslado de los restos de sus maridos. El problema fue resuelto cuando el Ministerio de la Gobernación pidió su colaboración a numerosos ayuntamientos de toda España y muchos municipios contestaron que no podían disponer de muertos franquistas, pero sí de los que estaban en las "fosas del ejército rojo". El hijo de uno de aquellos siete fusilados en Aldeaseca jura que no descansará "hasta llevarme a mi padre y a sus seis compañeros de vuelta a casa". El porqué de esa determinación lo explica el nieto de otro soldado republicano, llamado Joan Colom, que murió de tifus en una prisión de Lérida y cuya viuda siempre creyó que estaba enterrado en una fosa común en el cementerio de la ciudad, por lo que ella y sus hijos iban allí a menudo a llevarle flores. Sus descendientes dicen que "no se resignan a dejarle en ese lugar siniestro". Afirman que a su abuela "le hubiera revuelto el estómago saber que su marido está enterrado al lado de su verdugo", y se apoyan en un silogismo difícil de desmontar: "Si el dictador pudo profanar tumbas y robar cadáveres, ¿por qué no vamos a poder nosotros, en plena democracia, recuperar su cuerpo y enterrarlo con sus seres queridos?".

Mientras la respuesta a esas preguntas llega, el tiempo pasa, y poco a poco los familiares de los represaliados van desapareciendo sin ver cumplida su sed de justicia. Por eso la ARMH y otras organizaciones como el Foro por la Memoria continúan su trabajo en toda España e intentan saldar esa cuenta pendiente que la democracia tiene con muchas víctimas de la dictadura, con las cuales los diferentes Gobiernos que han dirigido el país desde 1977 se han comportado con una cicatería que, por poner un ejemplo ofensivo, sería impensable si estuviéramos hablando de víctimas del terrorismo de ETA.

Otros prefieren el negacionismo, se esfuerzan por poner el marcador de la muerte a cero y pretenden desacreditar cualquier intento de enjuiciar e incluso de estudiar las atrocidades del franquismo. Cuando publiqué mi novela Mala gente que camina, cuyo tema es el secuestro de niños por parte de los vencedores de la Guerra Civil, algún periódico tituló su información de esta manera: Prado novela en su última obra un supuesto robo de niños a presas republicanas. Según los últimos estudios, esos niños pudieron ser casi 30.000, e identificarlos era otra de las misiones que perseguía la causa abierta por el juez Baltasar Garzón. Pero, naturalmente, la Audiencia Nacional también se ha declarado incompetente para realizar esas pesquisas. Pura magia negra, la de esos magos del olvido que, con sólo lavarse las manos, pueden hacer invisibles a miles de mártires de la barbarie.

Puerta a la Vida


Quiero agradecer a Antonio de amanace que no es poco, por abrirme la puerta de su casa y hacerme participe en su aniversario de Blog, dejandome contribuir a describir una de sus magnificas fotografias, aunque eso sí brevemente y no tan intensamente y bien definido como otros amigos que profundizaban muy bien los sentimientos que desprende esa bella foto.



Tras vencer las rejas del pasado, deja la huella de lo sufrido, para abrirse a un mundo mágico, donde respirar una nueva vida.

Esta es mi visión de tan bella foto que me inspiraba la Libertad, una Puerta a la Vida.

Pincha aqui para visitar la casa de antonio donde nos invita a expresar nuestros pensamientos y donde podras leer los comentarios a esta Puerta a la Vida. Si tu también quieres, puedes añadir tu comentario. Gracias.

¡Salud, Memoria y Libertad!

Feliz Cumpleaños Marcos


Hoy 20 de Enero de 2008 es una fecha muy especial, en la que podríamos hablar de muchas cosas, de la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos Barack Obama, del aniversario de la festividad en memoria de Martín Luther King, luchador por los derechos civiles y que hoy tendría 80 años. Pero sin embargo mi pensamiento esta con otro luchador por la libertad, por la memoria de sus compañeros, por los derechos civiles en general y que hoy cumple 89 años y que precisamente cuando Martín Luther King pronunciaba su discurso tengo un sueño…el llevaba su sueño de libertad por el mundo, recordando a sus compañeros de prisión, de olvido y sufrimiento, que tras su largo cautiverio y pasar en las cárceles franquistas 22 años y 9 meses, salía a la vida en 1961 con 41 años.
Así que esta entrada y este día es mi constante homenaje a un hombre bueno, que quiso llenar de estrellas el corazón del hombre, un hombre extraordinario que nos ha regalado su amistad, su sencillez y su humanidad, cumpliendo su sueño de libertad, uno de sus poemas que escribió en una de las cárceles franquistas.


MI CASA Y MI CORAZÓN
(Sueño de libertad)


Si salgo un día a la vida
mi casa no tendrá llaves:
siempre abierta, como el mar,
el sol y el aire.

Que entren la noche y el día,
y la lluvia azul, la tarde,
el rojo pan de la aurora;
La luna, mi dulce amante.

Que la amistad no detenga
sus pasos en mis umbrales,
ni la golondrina el vuelo,
ni el amor sus labios. Nadie.

Mi casa y mi corazón
nunca cerrados: que pasen
los pájaros, los amigos,
el sol y el aire.

Bueno pues añadir la entrada a las felicitaciones de todos los amigos que la amiga Eva ha recopilado en el blog de MarcosAna y que ha sido una magnifica idea, gracias por dejarme colaborar y contribuir en este emotivo regalo, yo dejo aquí mi felicitación junto algunas fotos.

Mi querido Marcos, es un placer para mi unirme a los amigos que tanto te apreciamos y queremos para dedicarte unas palabras en el día de tu cumpleaños, ya que para mí no solo este día es especial, sino todos los que he podido compartir a tu lado y en la distancia, pues ya sabes el enorme cariño y admiración que te tengo.
Por lo que con esta foto de pequeños recuerdos, te envío mi felicitación junto algunos de esos amigos que tanto te han querido, te quieren y te seguiremos queriendo.

Recibe mi soplo para apagar esas velas y encender muchas más a tu lado, junto a la habitual constelación de besos y mis más calurosos abrazos en este tiempo en el que al mundo se le hiela el corazón. Feliz Cumpleaños compañero del alma, compañero.

Tu amiga manchega que nunca te olvida y te quiere mucho Mª José.

Tengo que añadir ha este álbum de recuerdos una foto preciosa y que es un regalo para Marcos, pues ayer hablaba con Andrés Iniesta para que le escribiera unas líneas de felicitación a Marcos (Fernando siempre para él) por su cumpleaños y hablaba también con su hija Rosi que tenia pendiente de enviarme unas foto de MarcosAna con su padre Andrés y su nieta, y aunque la de los tres no me la podido enviar, me ha enviado esta bonito foto con Alejandra, bisnieta de Andrés Iniesta, Hija de su nieto Fernando que tanto le ha ayudado y del que tanto me hablado. Muchas gracias a Rosi, a su nuera Paloma (Madre de la pequeña Alejandra) por enviarme la foto tan rápido, pues seguro que a Marcos le encanta. Un besazo y gracias por vuestra generosidad y atención.

MarcosAna y Alejandra

(Bisnieta de su compañero de Cárcel en el Penal de Ocaña, Andrés Iniesta López "El Niño de la Prisión")

¡¡¡¡Feliz Cumpleaños!!!

Si tu también le quieres Felicitar, puedes dejar tu mensaje. Gracias a todos.

Gervasio Sánchez, fotografías contra el olvido.


Quiero traer a este Rincón a un hombre comprometido con su trabajo, un periodista que ha sido testigo de la peor condición del ser humano. La imagen y la palabra son sus herramientas para contarnos las historias que quiere denunciar, y vuelca en ellas todo su esfuerzo.
La dedicación de este periodista a los conflictos bélicos ha sido casi exclusiva, y además de sus libros de fotografía y artículos en prensa escrita, hemos podido contemplar su profesionalidad como corresponsal de guerra en varias cadenas de televisión y radio.
Pero su forma de trabajar es, sin duda, su gran arma. Como otros tantos fotoperiodistas, la implicación y el compromiso con los protagonistas de sus imágenes más que con los temas puede ser incluso más importante que la obtención de fotografías, llegando en ocasiones a guardar la cámara con el fin de entender la magnitud del drama que se expone ante sus ojos.

Sus fotografías contra el olvido, me llegaban al correo a través de la amiga Laura, el cual pretendía dar a difundir el discurso silenciado de Gervasio Sánchez al recoger el premio Ortega y Gasset, y que no ha tenido la difusión que merece, condenando dicho discurso al ostracismo y olvido de toda la prensa, por lo que aquí os traigo su relato.

El pasado 7 de mayo de 2008, el fotógrafo y periodista Gervasio Sánchez subió a recoger uno de tantos premios, el Ortega y Gasset que otorga el diario El País, ante la asistencia de un concurrido público, entre ellos estaban también la vicepresidenta del gobierno, el presidente del Senado, varios ministros, Esperanza Aguirre y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, además de todos los demás medios de prensa.

Así que, como la gran mayoría de medios no han querido publicarlo, ofrezco esta entrada para que lo lean algunas personas más. Cuando lo leáis, entenderéis el porqué no han querido darle publicidad.


Discurso de Gervasio Sánchez:
Estimados miembros del jurado, señoras y señores:
Es para mí un gran honor recibir el Premio “Ortega y Gasset” de Fotografía, convocado por El País, diario donde publiqué mis fotos iniciativas de América Latina en la década de los ochenta y mis mejores trabajos realizados en diferentes conflictos del mundo durante la década de los noventa, muy especialmente las fotografías que tomé durante el cerco de Sarajevo.

Quiero dar las gracias a los responsables de Heraldo de Aragón, del Magazine de
La Vanguardia y la Cadena Ser por respetar siempre mi trabajo como periodista y permitir que los protagonistas de mis historias, tantas veces seres humanos extraviados en los desaguaderos de la historia, tengan un espacio donde llorar y gritar.
No quiero olvidar a las organizaciones humanitarias Intermon Oxfam, Manos Unidas y Médicos Sin Fronteras, la compañía DKV SEGUROS y a mi editor Leopoldo Blume por apoyarme sin fisuras en los últimos doce años y permitir que el proyecto “Vidas Minadas”, al que pertenece la fotografía premiada, tenga vida propia y un largo recorrido que puede durar décadas.

Señoras y señores, aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martín Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, pero también la belleza de la vida y, sobre todo, la incansable lucha por la supervivencia y la dignidad de las víctimas, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años.

Sí, son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad.
Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad.
Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película “Cuentos de la luna pálida” de Kenji Mizoguchi.

Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de las minas y al desminado.

Es verdad que todos los gobiernos españoles, desde el inicio de la transición,
encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.
Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabricamos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.

Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas
en los olvidados campos de batalla del tercer mundo, y que me avergüenzo de mis representantes políticos.

Pero como Martin Luther King, me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte. Muchas Gracias.


FOTO PREMIADA: Sofia Elface Fumo, con su hija Alia.

…y otras fotos de Don Gervasio

Sofia Elface Fumo
Febrero 1997

con su hijo leonaldo febrero de 2002

con sus dos hijos febrero de 2002 marzo 2007


Mónica Paola Ojeda, quedó ciega y manca el 21 de febrero de 2003 tras la explosión de una mina cuando volvía del colegio.

Sokheurm Man, una mina le amputó una pierna con sólo 14 años cuando volvía del cole en Camboya.


















Sokheurm Man, con su mujer Nin Lin y su hijo.
Actualmente trabaja en el Servicio Jesuita para los Refugiados y se encarga de documentar casos de nuevas víctimas de minas antipersona.

Adis Smajic, dos días después de la explosión, Marzo de 1996


Adis Smajic en la actualidad, con su novia. Y el fotógrafo y periodista que probablemente no volverá a ver premiado ningún trabajo suyo en España.

Videos de Homenaje en Fuenlabrada


Ya os puse una entrada donde el propio Marcos nos expresaba lo emotivo que fue el acto, aqui os dejo algunos videos que he encontrado en youtube. Gracias a los que haceis posible compartir y que todos veamos estos homenajes.

¡Salud, Memoria y Libertad!







Cartas desde el Batallón Rojo


Cartas desde el Batallón Rojo
Benissa reclama los restos de los republicanos caídos en Guadalajara
ARTURO RUIZ - Dénia - 05/01/2009 /El País

Ésta es una historia de nombres enterrados por el tiempo y por la guerra. Julio Cabrera, Vicente Crespo, Juan Ivars Torreta, José Ivars, Vicente Frau... Quiénes eran, dónde nacieron, a qué se dedicaban sus padres, por qué quisieron ir a una guerra, por qué muchos no tienen lápidas sobre sus tumbas, son preguntas sencillas, pero de respuesta trascendente: salvan a esos nombres del olvido. Para rescatar su memoria, el Ayuntamiento de Benissa ha iniciado gestiones para exhumar los cuerpos de 10 vecinos republicanos caídos en Guadalajara y enterrados en una fosa común. De la memoria de aquellos días, además, deja constancia el cronista oficial de la población, Joan Josep Cardona.

Tres de diciembre de 1936, seis de la madrugada. Frente de Guadalajara, entre Jadraque y Miralrío, sector del Palacio de Ibarra. Hace mucho frío, está a punto de nevar. El frente, tranquilo durante los últimos días, se convierte de pronto en un infierno: tropas franquistas, requetés y soldados navarros atacan con metralla una posición republicana mal defendida. Pertenecen al Batallón Alicante Rojo y son de Benissa. Uno de ellos, Julio Cabrera, al ver caer herido a un compañero, abandona la protección de su parapeto para socorrerle y muere de un tiro.

Tres días antes, el 30 de noviembre, en la retaguardia del cuartel de Alcalá de Henares, Cabrera había escrito una carta a sus padres para asegurarles que se encontraba bien. La carta da otros detalles: "Cuando nos dan permiso nos vamos a un casino donde hay piano y yo toco y los compañeros de Pego me convidan a café". Este fragmento no sólo revela que a Julio Cabrera le gustaba la música, sino que estaba rodeado de gentes de pueblos muy cercanos al suyo. O sea, las gentes que formaban el Batallón Alicante Rojo.

Aquella unidad había sido compuesta tres meses antes, en septiembre de 1936, por la UGT y las Juventudes Socialistas con voluntarios que habían acudido a la llamada de la lucha contra el ejército golpista de Franco desde Pego, Calp, Benidorm, Finestrat, Sella, Relleu, Aspe, Monóvar, Elda, La Vila Joiosa o Benissa. Se concentraron en Alicante el 26 de septiembre y desde allí se desplazaron hasta Alcalá de Henares, donde recibieron una instrucción muy deficiente, basada en simulacros y sin disparar ni un solo tiro. En su carta, Cabrera lo describía de un modo un tanto poético: "Anoche hicimos guardia de once a una Francisquet de Ventura y yo. Es una cosa fantástica pasearse de noche con un fusil a la luz de la luna y en el gran silencio que reina nada más se oye que el murmullo del río".

A la espera de la batalla, Cabrera tranquiliza a su madre, como hacen todos los soldados que han participado en todas las guerras, asegurándole que come bien y que ha engordado. Y da fe de otros descubrimientos que invitan al optimismo: "Quisiera que vieras a los valientes aviadores rusos las pruebas que hacen con los aparatos. Tienen unos trimotores tremendísimos y el otro día vino a visitarnos un coronel ruso". Unas 72 horas después, el ataque fascista acabó con Julio Cabrera y otros muchos camaradas, nueve de ellos también de Benissa. Aquí debería acabar esta historia. Pero un soldado no murió. El soldado al que Cabrera intentó ayudar. Se llamaba Francisco Ronda. Sus vivencias, recogidas por Cardona, facilitan más respuestas contra el olvido.

Testimonio de un superviviente
Cuando los fascistas asaltaron la trinchera, nadie del Alicante Rojo parecía quedar vivo. Pero Ronda lo estaba. Según describe Cardona, "con el pie destrozado por una bomba, logró arrastrarse hasta ocultarse en unos matorrales mientras perdía la mayor parte de su vestimenta. Comenzó a nevar. La pérdida de sangre le originó insufrible sed. Tuvo que beber su propia orina y chupó hojas de las encinas. Allí acurrucado, sólo pensaba en la muerte hasta que ya por la noche oyó acercarse a un grupo de soldados. Desconocía a qué bando pertenecían, pero de pronto escuchó un apellido conocido, un tal Soliveres de Calp. Entonces pidió ayuda. Era un destacamento republicano que venía a recoger a muertos y heridos. Tras una cura de urgencia, Ronda fue trasladado al hospital de Guadalajara".

Mientras desde Benissa llegaban familiares para interesarse por el destino de sus hijos y trasladar a los heridos, Cabrera y sus 9 camaradas fueron enterrados el 4 de diciembre en un rincón del cementerio de Miralrío, envueltos en mantas en una fosa común. Ahora, la Ley de la Memoria Histórica ha permitido al Ayuntamiento pedir su exhumación para traerlos de vuelta a casa. Una forma de que ningún nombre se pierda.

Mi Regalo: Colaborar en el Creatura.


Hoy me ha llegado un gran regalo de reyes, pues he recibido como todos los meses el Creatura, una revista muy entretenida y divertida que hacen unos amigos en Illescas, en el que tienen cabidas historietas, entrevistas, dibujos, poemas, criticas de tv, cine…, ect y la cual recibo gracias al amigo kebran desde hace ya un año, y al cual tengo que dar infinitas gracias.
Pues bien con motivo del tercer aniversario del fanzine, otro de sus colaboradores Julio Vegas en el mes de Octubre me envío un correo invitándome a colaborar para el Nº del aniversario, claro no solamente a mi, sino a muchos de los seguidores del Creatura, por lo que no tenia claro si llegaría a ser publicado lo que le enviaba ese mismo día, pues en mi mente estaba claro a quien quería dedicar unas líneas, por lo que a pesar de que mi blog no tiene mucho que ver con lo publicado en Creatura, si lo tiene la poesía y esperaba que la visión de una gran persona y poeta, vinculado a la poesía, la cual es la mejor arma para luchar contra las injusticias, tuviera cabida en este Nº del Creatura. La verdad hubiera escrito 20 hojas, pero había que abreviar y escribir solamente una, pero suficiente para que a la gente le picará la curiosidad de conocer e indagar un poco sobre MarcosAna y la voz de los Olvidados. Así que muchísimas gracias por darme la oportunidad de haber colaborado en el fanzine, lo cual me ha hecho especial ilusión. Cuyo relato casualidad o no esta en la página 23, como los años que Marcos Ana paso en las cárceles franquistas. Un abrazo y Muchísimas gracias a todos los que hacéis posible Creatura, a todos los que lo leéis y a todos los que seguís este Humilde Blog. ¡GRACIAS!
A continuación mi relato:


EL RINCÓN DE LA MEMORIA Por SaiZa
♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣

Quería agradecer esta oportunidad para colaborar con el fanzine, el cual recibo siempre gracias al amigo Kebran, fanzine que me encanta y que colecciono con mucho cariño.
Pues bien, quiero traer al Creatura a un gran Poeta y mejor persona, un hombre extraordinario que a sus 88 años, es un referente universal en la lucha por la libertad y que pese a los 22 años y nueve meses que paso en las cárceles franquistas, pasando su juventud rodeado de sufrimiento, tortura, y muerte, empezó a escribir cientos de poemas que sacaba clandestinamente y que era la voz de los Olvidados, su arma para luchar y llegar al mundo, en el que ante tanta barbarie, la poesía era su refugió. Por eso cuando salió a los 41 años recorrió toda Europa y América como símbolo de la libertad y voz de sus compañeros, que al despedirse de él, le decían que no los olvidará, palabras que quedaron grabadas en su corazón y que aun hoy recorre el mundo llevando la promesa y testimonio de sus compañeros.
Hace un año que por fin se decidió a recopilar sus recuerdos en un libro “Decidme como es un Árbol” Memorias de la Prisión y la Vida, un libro que como él describe, es pese a los tiempos oscuros, un canto al amor, la libertad y la vida; y es verdad, porque es un libro precioso que a pesar de la crueldad que vivió, el libro trasmite muchas emociones, entre ellas la del amor.
Fernando Macarro más conocido como Marcos Ana, seudónimo con el que firmaba sus poesías en honor a sus padres, es una persona que trasmite una humanidad increíble y que a pesar de la crueldad vivida, recuerda con amor la fraternidad que se establecía con los compañeros y recuerda los años pasados entre los muros con cariño y nostalgia. Eso lo dice todo de él. A muchos valientes les robaron la vida, a los demás les robaron la libertad. La mayoría tuvieron que vivir con el miedo y la represión día a día, pero gracias a todos ellos, y a gente como MarcosAna, hoy nosotros, la memoria de los nietos, bisnietos y las generaciones venideras les podremos recordar. Por ello muchísimas gracias.


Mi pecado es terrible;
quise llenar de estrellas,
el corazón del hombre.
Marcos Ana

Feliz Año Nuevo


Yo quiero felicitaros la entrada del nuevo año, con un poema de Marcos Ana con el que celebraban la nochevieja en el Penal de Burgos, en recuerdo de todos esos camaradas que sufrieron y murieron por la barbarie franquista.

¡Salud, Memoria y Libertad!


Camaradas, a las doce,
todos los pulsos en hora.


Que suenen como campanas,
en una campana sola.
Que fundan los corazones
en un corazón y todas
las ramas del pulso sean
árbol de luz en las sombras.

Amigos, todos en pie:
sobre las montañas rojas
de nuestra sangre sin yugos
la voz erguida en la boca.
Si alguno siente que tiene
las alas del pulso rotas
¡que las componga!, a las doce,
todos los pulsos en hora.
----------------------

(...)
No hay tromba
de paredones, ni balas,
ni relojes, no habrá sogas
capaces de hacernos bueyes:
¡Nuestro cuello no se dobla!

Miradnos aquí, miradnos,
mientras los muros sollozan,
cruzar el año cantando,
rompiendo "noche española",
acariciando los hombros
de un crepúsculo sin costa.

Miradnos aquí, miradnos,
mientras los muros sollozan,
¡Siempre de pie!, sin rodillas,
como encinares de gloria.
¡Camaradas, a las doce,
todos los pulsos en hora!

También puedes escribirle a Don Ramón para que te lo envíe a otro país, seguro que te encanta su librito de Poemas, él te lo agradecerá. donramon@sinectis.com.ar

NIÑOS ROBADOS

El Rincón de las Miradas

Hola a todos, bienvenidos al Rincón de la Memoria, ¿el porque de ese nombre?, porque para mi es muy importante "No Olvidar", recordar mis raíces, los amigos, las risas, los sueños, las tristezas….recordar cada instante, y no olvidar nunca mis recuerdos.

Un blog de recuerdos de grandes personas e historias, que no deben borrarse de la historia, ni de nuestra Memoria. Un Sitio de encuentros, donde el Olvido y el silencio no tienen la puerta abierta.

Este Blog lo he creado pensando especialmente en dos grandes personas, las cuales admiro muchísimo, son mi buen Amigo Don Ramón de Almagro y Marcos Ana (al cual descubrí un poco más gracias a Don Ramón), Con todo mi cariño hacia ellos.

Y gracias a este Rincón tengo que añadir una extensa lista de amigos entrañables que nunca olvidaré...Andrés Iniesta, Germán, Eva, Carmina, Rafa, kebran y un largo ect.
¡GRACIAS A TODOS!


Datos Personales

Mi foto
No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...).

"Canciones con Memoria"

Lo Último de...

D. Ramón y Marcos Ana

D. Ramón y Marcos Ana

La caza del monumento fascista.

Museo Virtual de la Memoria Repúblicana de Madrid Las víctimas de la Represión Franquista en Madrid