Amigos con Memoria...

    La vida es muy peligrosa. Por las personas que hacen el mal, y por las que se sientan a ver lo que pasa.
    Albert Einstein (versión SaiZa)

    Carpe Diem

    No os quedéis impasibles ante las injusticias y las mentiras. Si algo no os gusta, decidlo sin miedo. Por mucho que la gente corrupta de lo políticamente correcto parezca imponer un silencio, ¡no calléis! Pues es mucho lo que está en juego:
    ¡LA LIBERTAD!

    No te dejes vencer por el desaliento

    No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.No te dejes vencer por el desaliento.No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,que es casi un deber.No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo.Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión.La vida es desierto y oasis.Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa:Tú puedes aportar una estrofa. No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.No caigas en el peor de los errores: el silencio.La mayoría vive en un silencio espantoso.No te resignes. Huye."Emito mis alaridos por los techos de este mundo",dice el poeta.Valora la belleza de las cosas simples.Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.Eso transforma la vida en un infierno.Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante.Vívela intensamente, sin mediocridad.Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo.Aprende de quienes puedan enseñarte.Las experiencias de quienes nos precedieron de nuestros "poetas muertos", te ayudan a caminar por la vida.La sociedad de hoy somos nosotros. Los "poetas vivos".No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas… Walt Whitman.Versión de: Leandro Wolfson

    El Rincón de la Memoria

TRADUCIR A...
EN LINEA El Rincón de la Memoria
VISITA Nº 888 casino bonus desde el 13-08-2008

Archivo

Premio blog de Oro

Premio blog de Oro
Gracias Carmina

Premio Dardo

Premio Dardo
"En la Entrega de Premios Dardo se reconoce los valores que cada blogger muestra cada día en su empeño por transmitir valores culturales, éticos, literarios y personales, que en suma, demuestra su creatividad a través de su pensamiento vivo que está y permanece, innato entre sus letras..."

Ranking Blogs Wikio

Wikio – Top Blogs

FUERON TIRADOS A LA ZANJA CON VIDA"


Exhumados los restos de 18 soldados asesinados en 1937 por fuerzas franquistas en Granada.
Público.es/PURA RAYA - GRANADA - 23/06/2009

Un equipo formado por 30 personas, entre arqueólogos, historiadores, médicos y voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Granada, ha logrado exhumar e individualizar los restos de 18 soldados republicanos, fusilados entre el 15 y el 25 de febrero de 1937 por las fuerzas nacionales franquistas.

"Venían huyendo de la toma de Málaga por la carretera que va hacia Almería. Fueron apresados y asesinados 24 horas más tarde y lo último que cenaron fueron patatas fritas", detalló a los periodistas el historiador y vicepresidente de la ARMH de Granada, Rafael Gil Bracero.

Finca particular

La fosa, ubicada en una finca particular del núcleo urbano de Melegís, en el municipio granadino de El Valle tiene en su parte más alta una longitud de 10,5 metros, una anchura máxima de 80 centímetros y 1,75 metros de profundidad. Según Francisco Carrión, arqueólogo que ha dirigido las labores de recuperación, "lo que más ha complicado el trabajo ha sido el hecho de que los cuerpos estuvieran unos sobre otros, a modo de sándwich y separados por cal".

Además de elementos óseos y "bastante munición", han aparecido en el terreno "restos de calzado y ropa, dos cucharas militares dobladas por uno de sus extremos para llevarlas en el cinturón, cuatro monedas cerca del fémur de uno de los milicianos, botones de camisas y dos insignias de origen militar, una de ellas con dos fusiles cruzados, que están en proceso de restauración y que podrían dar buenas pistas sobre la unidad militar a la que pertenecían", explicó Carrión. "La mayoría de los cráneos están atravesados por balas, fruto de los famosos tiros de gracia. Esto indica que cuando los cuerpos fueron lanzados a la zanja, aún estaban con vida", añadió el arqueólogo.

Dificultad con manos y pies

Los restos se han recuperado en un 100% y se han individualizado. "Lo que más ha costado han sido las manos y los pies", concretó Ernesto Rosales, médico y socio de la ARMH de Granada, quien aseguró que la mayoría de los cadáveres pertenecen a hombres menores de 30 años y presentan fracturas de huesos. "No se sabe si porque fueron sometidos a tortura o porque, una vez tiroteados, fueron arrojados a la zanja de cualquier manera", explicó.

La ARMH ha pedido la colaboración ciudadana y del Ministerio de Defensa para identificar los cuerpos. Si nadie los reclama, descansarán en el cementerio de Melegís previsiblemente en otoño. Los datos recabados, unidos a otros, como las peculiaridades físicas de alguno de los fusilados (uno medía más de 1,90 metros), podrían ayudar a su identificación.

La zanja estaba incluida en el mapa de fosas de Granada. La exhumación fue costeada por la ARMH al no alcanzar para ello las subvenciones de la Junta de Andalucía.

Melegís recupera la historia de 18 milicianos huidos de Málaga

La ARMH exhuma los cuerpos de estos soldados republicanos fusilados y enterrados en una fosa común del municipio del Valle de Lecrín en febrero del 37.
Granada Hoy/Elena Llompart / Granada Actualizado 23.06.2009

Llegaron en desbandada al Valle de Lecrín después de caminar durante unos diez días desde Málaga, ciudad de la que huyeron al ser tomada por fuerzas franquistas. Los 18 milicianos republicanos se dirigían hacia Almería, la 'zona roja', pero fueron neutralizados y apresados en Melegís, donde el relato oral recuerda que quedaron saciados de patatas fritas antes de ser fusilados por el batallón en una noche comprendida entre el 15 y el 25 de febrero de 1937. Enterrados en una fosa común que ahora ve la luz, ni la cal ha podido borrar los rasgos del terror que conservan sus huesos.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Granada presentó ayer los primeros resultados de la exhumación de los cuerpos de estos jóvenes republicanos, casi todos menores de 30 años. Estaban hacinados y enterrados en una zanja -de 10,5 metros de longitud y una profundidad de entre 1,50 y 1,75 metros cuadrados- situada en terrenos de una finca privada. Buena parte de ellos recibieron el tiro de gracia ya en la fosa común.

La excavación se ha llevado a cabo durante un mes usando las mismas técnicas que en un yacimiento arqueológico y, aunque los restos aún no han sido identificados al no haber sido reclamados por sus familiares, sí se han individualizado y en el futuro se realizará un banco de datos en el municipio para ponerlos a disposición de quien los reclame. Además, el Ayuntamiento habilitará una zona en el cementerio para dignificarlos.

Pero, ¿cuáles son los motivos que mueven a la ARMH para abrir una fosa sin que exista una solicitud previa de algún familiar y en la que, de momento, permanecen los restos de 18 desconocidos? Según la presidenta de la asociación, Maribel Brenes, la fosa de Melegís es una de las pocas que se señalaron como viables para exhumar en el mapa de fosas, si bien, como no se ha contado con subvenciones para acometer los trabajos, ha sido la propia ARMH la que los ha asumido económica y personalmente. Además, al estar situada la fosa fuera del cementerio, la asociación temía por la mala conservación de los restos.

Por su parte, el vicepresidente, Rafael Gil Bracero, valoró que la apertura de la tumba se ha llevado a cabo como "un acto de justicia". En clara alusión a los obstáculos que el colectivo se ha encontrado al solicitar la exhumación de la fosa en la que yacen los restos de García Lorca, Gil Bracero aseguró que "parece que Granada tiene una maldición". "Nosotros queremos hacer visible que es necesario, justo y conveniente el estudio y la exhumación. Y en este caso queremos que se vea que la historia contemporánea tiene también a otros protagonistas: los desconocidos".
La excavación, según destacó el arqueólogo y profesor de la Universidad de Granada (UGR) Francisco Carrión, ha sido muy compleja, ya que la altura actual del terreno es diferente a como lo era en 1937: en la zona se plantaron naranjos que agregaron una capa de tierra de labor al suelo que entonces existía.

Este hecho, sumado a que los cuerpos estaban situados unos sobre otros y con capas de cal entre cada uno de ellos, hicieron "muy difíciles" los trabajos, según indicó Carrión, quien precisó que sin embargo han sido "muy minuciosos" para que no se perdiera ningún hueso, para su futura identificación.

Así, se han conseguido individualizar los restos de estas 18 personas y curiosamente se han hallado algunos de los objetos que en el momento de su muerte llevaban. Se han encontrado restos del calzado, una insignia militar con dos fusiles cruzados -que servirá para averiguar la unidad militar a la que pertenecían-, cuatro monedas que uno de los milicianos llevaba en su bolsillo y varias cucharas doblada para llevar asidas de los cinturones.

Esos datos, unidos a otros como las peculiaridades físicas de alguno de los fusilados -hay uno que medía más de 1,90 metros-, podrían ayudar a su identificación, según confía la asociación. Porque, aunque los restos humanos se encuentran muy deteriorados por el peso de tierra que han sufrido durante más de 70 años, los trabajos de tamización de la tierra en la que se encontraban han permitido además localizar huesos de hasta tres milímetros.

De esta forma, los técnicos han logrado además extraer casi el cien por cien de todos los elementos óseos de aquellos milicianos, según apuntó el médico y también miembro de la asociación granadina Ernesto Rosales.

Los Desastres de la Guerra


La Memoria como arma arrojadiza
*La exhumación de desaparecidos sigue atascada en España 70 años después
*El país no se ha enfrentado al drama con la entereza de países con conflictos más recientes
Por GERVASIO SÁNCHEZ (SOITU.ES) 25-06-2009

La desaparición forzosa es el tema de mi vida. Buscaba familiares de desaparecidos cuando visité por primera vez Guatemala en octubre de 1984. Mi primer gran reportaje de noviembre de 1986 en Chile fue sobre los desaparecidos. La primera vez que viajé a Perú en octubre de 1988 dediqué todo mi esfuerzo a este tema.


Retratos de enterrados en la fosa común de La Puebla de Cazalla (Sevilla, 3 de junio de 2009)

En las últimas dos décadas he centrado muchos de mis viajes en este drama imperecedero. He publicado crónicas, análisis, reportajes, libros. Para enero de 2011 estoy preparando una gran exposición para el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León sobre la desaparición forzosa.

Pero mi experiencia no me ha servido en mi propio país. "¿Sabes dónde te estás metiendo?". La pregunta me cogió de sorpresa hace un par de meses. Me la hizo el presidente de una de las múltiples asociaciones de la Memoria Histórica. Le dije que llevaba un cuarto de siglo trabajando este drama en países con regímenes dictatoriales. Como si la veteranía fuese un grado, que dicen los militares. "Aquí todo está politizado y existe una tendencia a instrumentalizar la memoria", me dijo sin paliativos. Como si la memoria fuese una peonza.

Un zapato encontrado en la fosa de La Puebla de Cazalla.

En los dos últimos meses me he entrevistado con una docena de personas en Aragón, Navarra, Cataluña, País Vasco, Madrid, León, Andalucía. Me han informado de que
un alcalde socialista se ha opuesto frontalmente durante meses a que se abriese una fosa (repleta de socialistas) por miedo a perder los votos de los conciudadanos de la derecha que votan a su favor.



Me han contado que otro alcalde conservador ha permitido la exhumación de los restos porque quiere ampliar el cementerio. Me he enterado de que la Junta de Andalucía se niega a financiar las exhumaciones y que ha cambiado tantas veces de responsables que es imposible dar continuidad a los mínimos acuerdos que se consiguen.

He sabido que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, era en 1998 mucho menos sensible al drama de los desaparecidos, cuando era secretario provincial de su partido en León. Perdón, que el año pasado, cuando apostó por una Ley de Memoria Histórica vacía. Porque durante este año su entusiasmo ha descendido vertiginosamente.

Me he convencido de que es más fácil publicar reportajes sobre exhumaciones ocurridas a miles de kilómetros que sobre las que se producen en mi país a pocos kilómetros de donde vivo.

He visto centenares de cajas con restos humanos sin identificar apiladas en dependencias universitarias por falta de presupuesto y personal. He fotografiado una exhumación en La Puebla de Cazalla (Sevilla) que se paraliza cada vez que finaliza la subvención.

En Guatemala se desentierran a los asesinados de hace 25 años. En Irak a los fusilados de hace 18. Cada año se entregan centenares de nuevos identificados a sus familias y se sigue buscando a las víctimas de hace 15 años en Bosnia.

¿Por qué es tan difícil aclarar un pasado tan remoto en mi país?
Las preguntas que me hago son lógicas: ¿Por qué es tan difícil aclarar un pasado tan remoto en mi país? ¿Por qué en otro países las mismas generaciones implicadas en una guerra intentan ordenar el caos, mientras que aquí escurrimos el bulto con la intención de que sean nuestros hijos y nietos los que se encarguen de los desastres de una guerra que no hicieron? ¿Cómo denominamos a un Estado que incumple durante más de 70 años (de ellos, 30 en democracia, no lo olvidemos) el derecho internacional, que obliga a buscar a todos los desaparecidos, encontrarlos y entregarlos a sus familiares? ¿Por qué son más valientes los guatemaltecos, los iraquíes, los bosnios que los españoles?

Los trabajos de exhumación lo hacen voluntarios y familiares.

Sus guerras fueron tan brutales como la nuestra. Sus transiciones tan complejas como la nuestra. Sus políticos tan viciados por el olvido y la comodidad como los nuestros. Pero ellos han avanzado y nosotros seguimos empantanados. Y
lo más grave: nos permitimos utilizar la memoria como arma arrojadiza.

No sé si tendría que haberse hecho en plena transición. Pongamos que no era el momento. Busquemos, entonces, la mejor fecha en los 30 años siguientes. 1982, 1986, 1990, 1994, 1999. Hace 27, 23, 19, 15 ó 10 años. Si somos miedosos, nos decantaremos por los últimos años. Si somos algo más valientes, por los intermedios. Si somos héroes, por los primeros.

Elegida la mejor fecha, los grupos políticos tenían que haber negociado una salida constructiva al drama, haber establecido un protocolo de acción coherente con un Estado de Derecho, haberlo preñado con todas las prerrogativas posibles y con el máximo presupuesto, llamarlo de una manera aceptable para la mayoría y haberlo articulado como una ley modélica.

Y hoy estaríamos más cerca del final del túnel y no a años luz.

Acto en Granada de Apoyo a la Candidatura de Marcos


Este Jueves en Granada evento en apoyo a la candidatura de Marcos Ana al Premio Príncipe de Asturias a la Concordia. Así que si tenéis la oportunidad de asistir, no os lo podéis perder, a mi me encantaría poder asistir, pero la distancia y el trabajo, no me lo permiten, por ello espero que los que si podáis ir, nos contéis todo y disfrutéis del evento. Y a los que todavía no habéis apoyado su candidatura para el premio príncipe de Asturias, ¿a que estáis esperando? Hazlo ya.


Acto en Granada de Apoyo a la Candidatura
POESÍA, LITERATURA Y MÚSICA
Participan: Juan Pinilla, Ángeles Mora, Curro Albayzín, Juan Mata, Maureen Both, Fernando Valverde, Juan Vida, Javier Tarraga, Andrea Villarrubia, Alvaro Salvador, José Carlos Rosales, músicos de la OCG...

Presenta: Laura Nieto

Jueves, 25 de junio. 20.30 h. Corrala de Santiago (C/ Santiago, n° 5) Ver mapa

Organiza: PLATAFORMA POR LA CONCESIÓN DEL PREMIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS DE LA CONCORDIA 2009 A MARCOS ANA

Colabora: UNIVERSIDAD DE GRANADA

El Fin de la Huida


EXHUMACIÓN EN ARGOMOSO (MONDOÑEDO - LUGO)
Los restos del lucense José Antonio Díaz, 'paseado' en 1936, fueron exhumados ayer.
laopinióncoruña.es/R.Prieto/19-06-2009


Los viejos huesos vencidos por la Guerra Civil siguen clamando memoria. En cunetas, montes o tapias de cementerios. Miles de familiares de fusilados durante el franquismo siguen a la espera de poder desenterrar a los suyos y darles el duelo que nunca tuvieron. Para la familia del lucense José Antonio Díaz Álvarez, paseado en septiembre de 1936 en Argomoso (Mondoñedo), ya se ha terminado la búsqueda. Un equipo de arqueólogos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), colectivo originario del Bierzo leonés y promotor de las primeras exhumaciones en España, inició ayer en Lugo la campaña prevista para este verano en Galicia.

"La fosa estaba muy localizada", comentó ayer el vicepresidente de la ARMH, Santiago Macías, poco después de encontrar los restos de José Antonio Díaz Álvarez, vecino de Ove (Ribadeo).

Tras una mañana de gestiones en el Concello de Mondoñedo para conseguir una máquina que les permitiese iniciar la excavación, el equipo de arqueólogos que colabora con la asociación localizó a primera hora de la tarde los primeros huesos. Más de 70 años después de ser ejecutado y enterrado en la parte exterior del cementerio de la parroquia lucense de Argomoso, los restos de José Antonio Díaz fueron exhumados. En cuestión de meses, les serán devueltos a su familia. Antes tendrán que ser identificados. De este proceso se encargará la antropóloga forense Roxana Ferlinni.

Casado y con cuatro hijos, José Antonio Díaz fue sacado a punta de pistola de su casa por los falangistas locales, que, según la investigación de historiadores de la ARMH, tenían intención también de detener en la aldea próxima de Vilavella a un vecino llamado Pedro Soto. Él corrió mejor suerte. Escapó con una herida de bala en una pierna y logró esconderse en el interior de una cueva marina en la ría de Ribadeo. José Antonio Díaz fue llevado al lugar de Miraveles. Él también logró huir después de haber recibido algunos disparos. Malherido estuvo escondido durante varios días en el barrio de Las Plazas, en Argomoso. Un chivatazo a los falangistas sobre el lugar donde estaba ocultó le hizo presagiar su final. Fue asesinado delante del edificio de la escuela rural de Argomoso tras varios disparos en la nuca. Eran las cinco de la tarde del 20 de septiembre de 1936. Su ejecutor, según los archivos históricos consultados por la ARMH, fue el cabo municipal de Mondoñedo.

El libro de defunciones describe a José Antonio Domínguez como un hombre de 43 años, pelo castaño oscuro, de 1,78 de estatura, corpulento, con barba de varios días y bigote recortado. Vestía camiseta blanca, sobre la que llevaba otra oscura, sucia y con cremallera, chaqueta de tela, pantalón viejo de pana clara con rodilleras cuadriculares, calcetines blancos de estopa y zuecas del país y boina negra.

La exhumación en Mondoñedo fue la primera de las que la ARMH tiene previstas para este verano en Galicia. Además de la de ayer, también prevén continuar en el Ayuntamiento coruñés de O Pino, una parroquia en la que ya lograron localizar varios cadáveres hace dos años; abrir otra en San Andrés (Pontevedra), con 9 cadáveres; y otra en Carnazo, en las proximidades de Vilagarcía de Arousa.

Cataluña Pagará por Ley la apertura de sus Fosas


El Parlament aprueba el miércoles la norma que obliga a la Generalitat a exhumar las sepulturas por mandato de familiares de desaparecidos. En esta comunidad hay 179 tumbas localizadas.
Público.es/ALBERT MARTÍN VIDAL - BARCELONA - 14/06/2009

Filipinas, Perú, El Salvador, Suráfrica, Etiopía, México, Colombia, Rumanía o Chipre son algunos de los países donde las exhumaciones de fosas comunes se han podido desarrollar gracias a la iniciativa y financiación de sus gobiernos.

Mientras España se resiste a entrar en esta lista, Catalunya tiene previsto aprobar este miércoles su Ley de Fosas, que obligará a la Generalitat a gestionar y financiar la apertura de fosas.

La ley, que se ha venido ultimando desde la primavera de 2008, está pendiente sólo de ser ratificada por los votos del Parlament. Cuando eso ocurra, los familiares de desaparecidos y las asociaciones de recuperación de la memoria histórica podrán solicitar a la Administración la exhumación de las sepulturas.

La Generalitat inició en 2003 la elaboración del mapa de fosas de Catalunya, que fue presentado el año pasado con 179 enclaves documentados o probables y a los que próximamente se añadirán medio centenar más.

La ley detalla que la apertura se efectuará siempre y cuando existan indicios documentales de que una determinada persona está en una fosa. "Es evidente que muchas personas no saben dónde murieron o fueron enterrados sus antepasados; prevemos que en la inmensa mayoría de casos sólo procederemos a señalar y dignificar las fosas", explican fuentes de Interior. Este trabajo pasa por la colocación de una placa conmemorativa y por el acondicionamiento del entorno de las sepulturas, mediante trabajos que a menudo conllevan la nivelación y desbroce del terreno.

Pero cuando esté acreditado que una persona desaparecida puede estar en una de estas fosas comunes, se aplicará una normativa cuyo objetivo último es la identificación y recuperación de los restos mortales de los desaparecidos durante la Guerra Civil y la dictadura franquista.

Saura recuerda al PP que la ley incumbe a víctimas de ambos bandos

Joan Saura, conseller de Interior, ha manifestado que con esta ley, "largamente esperada", se reconoce "el derecho de la ciudadanía a conocer la verdad de los hechos y circunstancias en que tuvieron lugar las desapariciones y violaciones de los derechos humanos durante el franquismo". Saura ha reiterado, pese a la oposición del PP a la nueva disposición, que esta ley incumbe a "todas las víctimas", independientemente de su ideología o del bando en que combatieran.

La ley llega cuando en España colea la polémica entre autonomías y Administración central por el cumplimiento de la Ley para la Recuperación de la Memoria Histórica. El Gobierno se ha dirigido a las comunidades para que pongan en marcha el protocolo de exhumaciones, pero sólo Euskadi y Canarias se han mostrado dispuestas, mientras que el resto han manifestado que la apertura de fosas y su financiación son competencias del Estado. La Generalitat ya ha calculado que el precio medio de estas exhumaciones rondará los 40.000 euros.

Las comunidades donde gobierna el PP ni siquiera se han mostrado dispuestas a elaborar un mapa de fosas, por lo que el Gobierno ha pedido colaboración a las asociaciones.

El conflicto entre administraciones frena las aperturas en el resto de España

La ley prevé que se aplique un protocolo donde colaborarán antropólogos, arqueólogos y arqueólogos forenses. La Generalitat ya realizó una prueba piloto en la fosa de Gurb que se saldó con la identificación de cuatro de los 13 soldados enterrados.

Dicho protocolo consta de una fase previa de documentación, otra de excavación que incluye las pruebas de ADN y un informe final con el dictamen forense y el inventario de objetos encontrados. En este primer caso, se comprobó que los soldados habían muerto por arma de fuego y se encontraron botas, cucharas y una botella de cristal con un mensaje en su interior que detallaba cómo se llevó a cabo el entierro.

En Catalunya se distinguen seis tipos de fosas las de soldados muertos en el frente, las de los hospitales militares, las de los civiles represaliados por el ejército franquista, las que se originaron por la represión republicana, las de los campos de trabajo republicanos y las existentes en los cementerios de las capitales catalanas,aunque resulta imposible calcular cuántos desaparecidos contienen. Su identidad y las trágicas circunstancias de su muerte estarán esta semana más cerca de ser aclaradas.

DÍA 5 DE LA PRIMERA EXHUMACIÓN CON TUTELA JUDICIAL


19.00. Despedida. Acabamos de terminar de tapar los agujeros que habíamos hecho en la tierra y nos vamos a casa después de haber recuperado los que buscábamos, los restos de siete fusilados durante la Gerra Civil. Sus familiares han dejado flores en el lugar exacto donde hemos encontrado los restos y después se han abrazado a la juez, que ha venido a despedirse de ellos y a explicarles los pasos a partir de ahora. Los huesos serán llevados a un laboratorio para que los examine el médico forense Francisco Etxeberria, que acaba de viajar a Chile para analizar los restos de Víctor Jara exhumados la semana pasada. El alcalde del pueblo también ha venido al cementerio porque quería disculparse con los familiares por sus palabras de ayer en este diario. Ha dicho que sus declaraciones no habían sido muy afortunadas y les ha pedido perdón por ello. Estamos muy cansados, pero muy contentos. Vecinos del pueblo que el primer día nos criticaban, hoy han venido a decirnos que se alegran de que los familiares puedan llevarse a los suyos. Creo que hemos hecho una labor didáctica muy importante. Esta exhumación ha removido conciencias. Ojalá que otros jueces provinciales tomen nota.

Me gustaría agradecer al pueblo de Santa Marta de Tera las muestras de apoyo y os animo a todos a visitar su iglesia románica, que acaba de ser rehabilitada y es una joya. Muchísimas gracias también a ELPAÍS.com por ofrecerme la oportunidad de escribir este diario para explicarle lo que hacemos a la gente que nunca ha visto una fosa de la Guerra Civil: que el ambiente es absolutamente cordial, que no hay rencores, ni odios y que, al final del trabajo, hay unos familiares que se van felices por haber encontrado lo que buscaban desde hace 70 años. Gracias a todos y hasta la próxima.

16.30. Tapar los agujeros. Acabamos de volver de comer con los familiares para celebrar lo bien que ha ido todo. Ya hemos recogido los restos y ahora sólo nos falta tapar los agujeros que hemos hecho al cavar en la tierra. Los familiares están contentísimos. Esta tarde vendrá la juez para despedirse.

12.00. Debate en el pueblo.- Santa Marta de Tera tiene 300 habitantes y la exhumación que estamos haciendo se ha convertido en tema de debate. Santiago, uno de los vecinos, os los cuenta:

"Tengo 55 años y llevo toda la vida en el pueblo. Acabo de visitar la exhumación y he visto las calaveras, los huesos... Da que pensar. Aquí no todo el mundo está de acuerdo en que se abra la fosa. Hay gente que no quiere problemas, que prefiere pasar desapercibida... Yo siempre he sido partidario, porque esta gente tiene el mismo derecho que todos a enterrar a sus familiares dignamente. Antes no se pudo hacer y me alegro de que ahora sí. En los bares del pueblo se montan debates entre los partidarios y los que se oponen. Algunos dicen que es mejor dejar las cosas como están. Yo creo que los familiares tienen derecho a llevarse a los suyos donde quieran".

8.00. Arranca el último día de trabajo.- Hoy hemos madrugado más porque la juez nos ha pedido que intentáramos acabar hoy el trabajo porque son fiestas en el pueblo y la gente suele aprovechar estos días para venir al cementerio a limpiar las sepulturas de sus familiares. Se ha habilitado un pasillo para que puedan acceder al recinto porque no queremos incomodar a nadie. Vamos a dedicar toda la mañana a recoger los restos, catalogarlos, envolverlos en papel de periódico y meterlos en cajas de cartón para quitarles la humedad. Y después, por supuesto, a tapar lo que hemos cavado para dejarlo todo como estaba.

DÍA 4 DE LA PRIMERA EXHUMACIÓN CON TUTELA JUDICIAL


18.30. Aclarando temores. Hemos reunido a un grupo de vecinos del pueblo porque sabemos que están inquietos porque piensan que nuestro trabajo puede interferir en los enterramientos de sus familiares en el cementerio. El arqueólogo les ha explicado las diferencias entre un enterramiento de este tipo, fosa común de la Guerra Civil, y uno convencional, individual, para que vean que los restos que hemos encontrado no podrían pertenencer a ninguno de los familiares que tienen enterrados en el cementerio. Se han quedado más tranquilos.

16.45. Gente que busca. Se están acercando a la exhumación muchos familiares de desaparecidos en la Guerra Civil en la zona de Benavente. Quieren saber qué pasos hemos dado nosotros y nos preguntan qué tienen que hacer para que la juez autorice la apertura de las fosas donde creen que están los suyos. La juez de Benavente, Tania Chico, tiene aún sobre la mesa otro caso también derivado del auto de Garzón, y en esta misma zona, pero es mucho más complicado que este porque las víctimas están en un cementerio que se ha reformado muchas veces y no hay indicaciones precisas del lugar exacto donde pueden estar. De momento, nosotros seguimos trabajando en los siete cráneos que hemos encontrado en Santa Marta de Tera.

13.30. ¡Más cráneos!- Acabamos de encontrar dos cráneos más, con lo que tendríamos localizados a siete de las ocho víctimas. Y acaba de llegar la juez con un forense y una secretaria de su juzgado para levantar acta de todo. El arqueólogo les está explicando ahora los hallazgos mientras la secretaria judicial toma nota.

12.30. "Nunca supe que había fosas".- Habla el alcalde, del PP. Heliodoro Tábara, alcalde de Santa Marta de Tera (304 habitantes), de 74 años, ha estado visitando la fosa para ver cómo iba la exhumación. Estas son sus impresiones:

"Yo nunca supe que allí había fosas. La gente del pueblo comentaba algo, pero ahora se ha confirmado que es verdad. Yo nací en 1936, es difícil que pueda hablar de algo que pasó el año en que nací, ¿no? Soy alcalde de este pueblo desde hace 30 años, primero lo fui con CDS y luego ya, con el PP. ¿Que si el PP se opone a esto? El PP puede opinar lo que le dé la gana, yo no tengo más relación con el PP que una mera simpatía. Estoy contento de que se haya abierto la fosa, pero oyes cosas que no te gustan. Cuando la hija de un asesinado dice que su padre murió sin conocerla también te molesta un poco porque dices, si en estos años no ha venido nadie aquí a dejar unas flores, ¿por qué ahora le dan tanta importancia? Se está tratando esto con demasiada severidad, no me importa decirlo. Que si cintas de la Guardia Civil... ni que fuéramos terroristas. Hemos puesto todos los medios a disposición de la juez. Todo esto nos está encogiendo un poco. Lo único que puedo decir es que si tocan restos que no sean de los asesinados, voy a pedir que los devuelvan a su sitio".

12.00. El miedo a saber.-. Un psicólogo de Psicólogos sin Fronteras está atendiendo a los familiares de las víctimas. La juez ha tenido que expulsar del perímetro de la exhumación a una vecina del pueblo que no quería que abrieran la fosa. Al no identificarse como familiar, se ha tenido que ir fuera. Raúl de la Fuente, el psicólogo que está ayudando a las familias, explica por qué ocurren estas cosas y cómo los familiares están llevando la situación:

"Mi trabajo aquí empieza por ajustar las expectativas. Los familiares creen que van a llegar, la tierra se abre, y sacamos a los suyos, y casi nunca es así. Los dos primeros días de trabajo les creó mucha ansiedad ver que cavaban y cavaban y no aparecía nada. Ayer, se pusieron un poco más contentos. Están cansados, porque el proceso es difícil: los días antes a que arranque la exhumación empiezan a revivirlo todo, a enfrentarse a la apertura de la fosa, pero están fuertes. La presencia de la juez ha sido muy importante porque se sienten muy arropados. También han tenido que sufrir el desgaste de los rumores. La juez ha tenido que mandar salir a una mujer que se negaba a que abrieran la fosa. Esto también es muy frecuente. Las exhumaciones son algo que altera su vida diaria y eso no les gusta, les genera miedo, y también, a veces, un sentimiento de culpabilidad. La primera reacción es la negación, el "no están ahí". Quieren taparlo, porque entienden que es algo negativo sobre su pueblo, quieren protegerlo y protegerse. En muchos sitios, juegan al despiste. Viene alguien y dice: lo que buscáis está 200 metros más allá, y es mentira. Es por ese miedo. Ayer, en el bar del pueblo, le dijeron a un familiar que los restos de las víctimas los habían tirado al ampliar el cementerio y eso le generó mucha ansiedad. El rumor desgasta mucho a las familias, aunque yo a estas las veo muy fuertes y muy unidas. Eso no es tan frecuente. Normalmente hay algún miembro de la familia que se opone a la exhumación, otro que quiere que salga adelante... Aquí no, están los nietos acompañando a los hijos de las víctimas y se apoyan mucho entre ellos"

10.30. Comenzamos a recoger los huesos.- Hemos empezado a meter los huesos en cajas de cartón para llevarlos a un depósito que nos ha habilitado la juez. Primero los envolvemos en papel y luego los metemos en las cajas de cartón para quitarles la humedad. De momento, sólo hemos hecho una caja, a la que hemos nombrado "miscelánea", con los fragmentos de huesos que hemos encontrado. Esperamos terminar hoy todo el trabajo.

09.30. Un milagro.- A última hora de ayer dimos con los restos de lo que podría ser una quinta víctima, dos metros más allá de los tres cráneos enteros y uno fragmentado que habíamos encontrado. Los familiares y la juez estaban un poco nerviosos porque parecía que no avanzábamos, pero hoy estamos todos contentísimos
. Encontrarlos era muy difícil porque los cementerios se remueven mucho. Alguien ha querido respetar estos huesos porque están muy cerca de los panteones.

DÍA 3 DE LA PRIMERA EXHUMACIÓN CON TUTELA JUDICIAL


19.30. El arqueólogo explica los hallazgos a los familiares. Los familiares de las víctimas han rodeado al arqueólogo, René Pacheco, que les está explicando lo que hemos encontrado hoy y las expectativas que hay. Son bastante buenas. Mañana va a ser un día muy importante porque seguiremos abriendo más espacio alrededor de los cráneos que hemos encontrado. En breve llegará el segundo turno de agentes de la Guardia Civil y nos iremos a descansar hasta mañana.

17.30. El anciano con las manos en la tierra. Acaban de llegar más familiares de la otra fosa, la del grupo de los fusilados de Benavente. Y tengo aquí al lado a Tomás Carbajo, hijo de Baltasar, del grupo de Destriana fusilado en agosto de 1936. Tomás ha venido con un mono azul y está trabajando en la fosa, apartando la tierra de lo que pueden ser los restos de su padre. Pero mejor os lo cuenta él:

"Tengo 76 años, pero aún puedo trabajar. Estoy ayudando a sacar los restos del que puede ser mi padre, pero lo haría igual si fuera el de otro. Me he emocionado pero no me ha dado pena, he sentido que estaba haciendo lo que se debe hacer. Yo tenía tres años cuando se llevaron a mi padre y mi hermana nació tres semanas después de que lo mataran. Lo peor fue el primer día, que parecía que no encontraban nada y nos fuimos un poco desilusionados. La juez también estaba nerviosa, pero hoy estamos todos muy contentos porque parece que están aquí, en estos tres cráneos que hemos encontrado. La juez es estupenda. Nunca había visto un juez así, está muy preocupada por nosotros. A ver si se animan más jueces, que vean que no pasa nada, que las fosas se abren, la gente se lleva a los suyos, y no hay de qué tener miedo. A mi padre lo quiero llevar a enterrar con mi madre, en su pueblo, en Destriana. Me voy a ayudar otro poco más".

16.15. Testimonio de un voluntario. Acabamos de volver de comer, y le voy a ceder la palabra en este diario a Marco González, un administrativo que colabora con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica como voluntario desde 2006.

"Vengo de Ponferrada. He estado en unas seis exhumaciones, ayudando en lo que puedo. Tengo 28 años y hago esto porque mi abuelo murió en las mismas circunstancias que los hombres a los que estamos buscando en estas fosas, y como a él no le podemos recuperar porque no sabemos dónde se lo llevaron, intento ayudar a encontrar a otros, para quitarle esa espinita que tenían clavada mi abuela y mi padre. Esta exhumación no se parece a las demás. La presencia de la juez lo cambia todo. Estamos acostumbrados a trabajar solos y alrededor de esta fosa hay un montón de gente que nos da mucho apoyo. A los familiares de las víctimas ya los conocíamos porque hemos hecho otras exhumaciones en esta zona y siempre nos preguntaban: ¿cuándo vais a sacar a los nuestros? Hoy por fin estamos aquí."

13.15. Un anciano escarbando en la tierra. Acabamos de vivir un momento muy emocionante. En realidad, dos. El primero, cuando ha llegado la juez. Todos los familiares de las víctimas la han rodeado para darle las gracias por lo que está haciendo. Y el segundo ahora, porque el hijo de uno de los fusilados, un anciano, ha venido vestido con un mono azul de trabajo, y está ayudando a retirar la tierra alrededor de los restos, de lo que pueden ser los huesos de su padre.

12.30. Visita del forense del juzgado. Acaba de llegar el forense del juzgado de Benavente para ver los cráneos que hemos encontrado. Creo que ya no hay ninguna duda de que estamos ante una de las fosas porque los cráneos están muy juntos y no creo que en este pueblo enterraran a la gente de tres en tres. Ahora sólo hay un arqueólogo trabajando dentro de la fosa porque la zona es muy pequeña y el trabajo muy delicado. Aún no sabemos la dirección que llevan los huesos, dependiendo de eso, los restos podrían perderse bajo un panteón que hay justo al lado, o seguir hacia la zona del campanario. En ese caso, podríamos recuperarlos enteros.

11.30. La emoción de José.- Os presento a José Fernández Valderrey, nieto de Baltasar Valderrey, uno de los siete hombres a los que estamos buscando. Ha dejado su librería en Pamplona en manos de su hija para venir a seguir la exhumación. Está muy emocionado...

"Yo me fui del pueblo antes de cumplir los 18 años, y entonces no se hablaba de esto. Ahora tengo 62. Había investigado la historia de mi abuelo, pero al llegar aquí, algunos vecinos, gente mayor, me ha contado detalles horribles que no sabía (se emociona), y los familiares de las otras víctimas también: una hija que no conoció a su padre, otro que se quedó huérfano de padre con tres años... Mi madre tenía 11 cuando los falangistas fueron a buscar a mi abuelo. Estaba sola en casa y le hicieron llevarles al campo a por él, que estaba segando. Y allí la dejaron. Tuvo que volver sola a casa y cuando mi abuela volvió de hacer compras en Benavente, se la encontró llorando. Ya no lo volvieron a ver. Mi madre, que ya ha fallecido, no podía parar de llorar cada vez que llegaba la fecha del aniversario (se emociona)."

"Y todo lo que me han contado aquí... no sólo los asesinatos, los raptos, las matanzas... También, después, la humillación, las miradas de los chivatos, de los falangistas. Estoy siguiendo la exhumación con un nudo en el estómago. Cada vez que encontramos algo, me da un vuelco el corazón. Y me conformaría con un solo hueso, un solo hueso de mi abuelo para poder llevármelo al panteón familiar y que descanse junto a su mujer y su hija, mi madre. Sólo eso. Imagínese buscar algo desde hace 73 años..."

10.30. Tres cráneos juntos.- "Acabamos de encontrar la mejor pista hasta ahora. Tres cráneos juntos. Están en la segunda zona donde estamos trabajando, al final de la línea de panteones. Todavía es pronto para ver los signos de violencia. Generalmente, es cuando llegamos al laboratorio y los reconstruimos cuando vemos, por ejemplo, los orificios de entrada hechos por arma de fuego. Acaba de llamarnos la juez y se lo hemos contado. Estamos contentos.

09.10. Vuelta al trabajo.- Hay operarios del ayuntamiento echándonos una mano con carretillos. Todo el mundo está volcado en esto. Hoy es el día grande de las fiestas de Benavente y la juez tiene que estar de guardia porque siempre pasa algo. Sueltan un toro... y a veces hay problemas.

DIARIO DE LA PRIMERA EXHUMACIÓN CON TUTELA JUDICIAL


Santiago Macías, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, narra los trabajos en Zamora en dos fosas comunes de la Guerra.
El País.com - Santa Marta de Tera (Zamora) - 08/06/2009 y 09/06/2009

Santiago Macías, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) relata para el ELPAIS.COM el avance de los trabajos de exhumación de dos fosas comunes en Santa Marta de Tera (Zamora), que se abren por orden de la juez de Benavente Tania Chico. Son las primeras que se exhuman en España con tutela judicial.

2º Día:
19.30. Llueve, lo dejamos hasta mañana.- Ha empezado a llover, así que tenemos que dejar el trabajo. Ha sido un día largo, esperamos tener más suerte mañana. Paciencia.

17.30. Parada en la recogida de muestras de ADN.- Están aquí miembros del equipo argentino de antropología forense que están recogiendo muestras de ADN en España para tratar de identificar a víctimas de la dictadura argentina. Le cedo la palabra a uno de ellos, Luis Fontebrider:

"Estábamos en León, en nuestra campaña de colección de muestras para tratar de identificar víctimas de la dictadura argentina entre 1974 y 1983 y hemos decidido parar en Santa Marta de Tera para ver a los amigos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y visitar la exhumación. A nosotros no nos sorprende la presencia del juez aquí porque en Argentina nuestro trabajo siempre se hace en un contexto judicial. Estamos tratando de recoger muestras de sangre en España para tratar de identificar cuerpos en Argentina, porque muchos argentinos se exiliaron en España y pueden ser familiar de alguna de las víctimas que no hemos podido identificar en Argentina. Hemos dejado una oficina en el Ayuntamiento de León por si alguien quiere acercarse y mañana llevaremos la campaña de recogida de muestras a Barcelona. Llevamos tres años con este proyecto y hemos recogido unas 5.000 muestras en todo el mundo para cotejar con 600 esqueletos hallados en Argentina. De momento hemos conseguido identificar así los restos de 42 personas"

16.30. Charla con la Guardia Civil.- No creo que terminemos hoy, pero estamos muy cómodos trabajando porque hay una juez que nos arropa, que nos tutela, que se preocupa. Todo es distinto con una juez aquí. Por ejemplo, la presencia de la Guardia Civil. Acabamos de estar hablando con ellos y la verdad es que el trato es excelente. Entran, miran, vigilan, nos preguntan si necesitamos algo... creo que entienden muy bien lo que estamos haciendo.

14. 00. Pausa para comer.- Nos vamos a comer todos juntos, a descansar un rato. Por la tarde se acercará a la fosa el equipo de antropología forense argentino que está recogiendo en León muestras de ADN de familiares de desaparecidos en Argentina.

13.30. Visitas.- Acaba de venir a la exhumación Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Seguimos trabajando en la misma zona donde han aparecido los huesos. Hay indicios de que puede haber restos de más de una persona y eso es muy buena señal. Sabíamos que esto no iba a ser fácil, así que estamos tranquilos.

12.30. Panteones con restos.- Han venido unos albañiles para decirnos que cuando hicieron unos panteones encontraron restos humanos. El trabajo se ha dividido en dos, pero mejor os lo explica el arqueólogo que dirige la exhumación, René Pacheco: "Llegamos aquí orientados por testimonios orales de gente que recordaba haber visto cosas, como Felícito. Empezamos a pasar la retroexcavadora por una zona pero se acercó un vecino del pueblo que nos dijo que había un familiar suyo enterrado ahí hace 50 años y como encontramos clavos, que indicaban una caja de ataúd, nos desplazamos a los laterales. Los restos que hemos encontrado están enredados en una zapata hecha para aguantar el campanario de la iglesia, dentro del cemento. Pero como los paletas que construyeron algunos panteones aquí nos dijeron que habían encontrado restos humanos al hacerlos, hemos dividido al equipo en dos y uno trabaja en la zona del campanario y otro siguiendo la línea de panteones. Trabajar en un cementerio es muy complicado porque se remueve mucho la tierra para ampliaciones. Si no los encontráramos en estas dos zonas, nos plantearíamos explorar extramuros del cementerio, aunque de momento, todos los testimonios indican que están dentro, aquí."

12.15. El niño que vio cómo los enterraban.- Le cedo la palabra en este diario a Felícito Ballesteros, que siendo niño, vio cómo enterraban a las personas que estamos buscando: "Tengo 84 años. Cuando vi cómo los enterraban en fosas comunes en el cementerio de Santa Marta de Tera tenía 12. Al primer grupo, los que recogieron en Destriana (fusilados en agosto de 1936) , los traía, obligado, un campesino en un carro de vacas. El segundo, los de Benavente (asesinados en octubre de ese mismo año) venían en un carro de mulas. Los traían muertos. Los falangistas obligaron a los campesinos a enterrarles y de haberse negado, les habrían matado a ellos también. Echaron los cuerpos uno encima del otro, todos juntos. Yo estaba en la parte civil del cementerio y lo vi todo. Era un niño, pero entendí perfectamente lo que estaba pasando y sentí una pena terrible por aquella injusticia. Fue algo horrible ver cómo arrojaban los cadáveres de aquella manera. Entonces, como niño, y hoy, como persona mayor, deseé que nada así volviera a pasar nunca. España estaba llena de odio, de envidias que mataban a la gente... Ojalá les encontremos. Ahora estamos pendientes de un albañil que hace unos años encontró restos humanos mientras hacía un panteón para otros".

11.15. Encontramos más restos.- "Acabamos de encontrar más restos, pero es difícil aún saber si son lo que estamos buscando. El trabajo en un cementerio es complicado porque las sucesivas ampliaciones y obras cambian el terreno y nos despistan. La iglesia se ha rehabilitado tres veces. Hace años aparecieron unos restos humanos cuando abrían hueco para hacer un panteón, puede ser otra pista".

10.00. Trabajo lento y minucioso.- Trabajamos en una zona pequeña, pero el trabajo es muy lento. Intentamos seguir el rastro de los huesos encontrados ayer.

09.00. Arranca el segundo día de trabajo.- Hoy no hay tanta expectación como ayer y eso creo que nos tranquiliza un poco a todos. La juez no ha podido venir pero estamos en contacto permanente con ella por si hay alguna novedad. Sigue aquí la Guardia Civil.


1º Día:
19.15. Fin de la jornada. "Lo dejamos hasta mañana. Nos vamos a descansar a una posada rural que hay en Santa Cristina de la Polvorosa. Estamos cansados, ha sido un día muy largo y muy emocionante. La juez ha estado tomando declaración aquí mismo como testigos a algunos vecinos del pueblo. Los familiares están contentos. ¡Hasta mañana!"

18.15. Importante hallazgo. "Parece que estamos más cerca. Hemos encontrado restos humanos conectados, huesos largos y unidos entre sí. La juez estaba ya un poco contrariada porque parecía que no avanzábamos, pero le hemos tratado de explicar que casi nunca encontramos lo que buscamos con tanta facilidad. Son procesos muy lentos y delicados".

17.15. Chaparrón y primeras pistas. "Acaba de caer una tormenta de cinco minutos, pero se ha despejado enseguida. Hemos delimitado una zona, casi a la entrada del cementerio, donde creemos que puede estar la fosa, porque parece que se removió la tierra y ese no es un lugar normal para enterrar a gente, a no ser que los enterradores pensaran que no merecían un sitio mejor. Los arqueólogos están haciendo cortes en el terreno donde calculan que está la fosa. Ellos son capaces de apreciar los movimientos de tierra aunque hayan pasado 70 años. Estamos animados".

16.15. Vuelta al trabajo. "Acabamos de volver de comer con los familiares de las víctimas y con la juez. Vigilando el sitio se ha quedado un equipo de la Guardia Civil, que acaba de cambiar el turno. Tenemos esperanza de encontrar la fosa hoy".

14.10. Pausa para comer.- "Nos vamos a comer con los familiares de las víctimas. Esta mañana no ha habido suerte, pero no es la primera vez que estamos dos o tres días buscando y al cuarto encontramos la fosa. Retomaremos el trabajo sobre las 15.30. Nos queda aproximadamente la mitad de lo que hemos explorado por mirar".

13.15. Dificultades.-Seguimos buscando. Hemos vuelto a utilizar la máquina retroexcavadora en el entorno y estamos haciendo varias catas sobre el terreno, porque aún no hemos definido el lugar donde está la fosa. Las raíces de un seto que rodea el sitio nos dificulta el trabajo.

12.30. Testimonio de un familiar.- Le cedo la palabra en este diario al hombre que nos ha traído hasta aquí, Baltasar Berciano, familiar de una de las víctimas que estamos buscando, Baltasar Carbajo:

"Hace 20 años, mi tía Nieves empezó a hablarme de lo que le había pasado a su hermano. Empecé a hacerle más preguntas y noté que ella tenía mucho miedo a hablar. En el año 2002, empecé a investigar, a buscarle en los archivos, a preguntarle a la gente del pueblo... Hasta que seguimos el rastro del camión en el que los falangistas se lo llevaron el 21 de agosto de 1936.

Mi tía, que ahora tiene 91 años, estaba con su hermano cuando los falangistas se lo llevaron para asesinarlo. Ella tenía entonces 21 años. Baltasar volvía de trabajar en el campo, porque entonces era habitual trabajar de noche en verano, en las épocas de siega. Su madre y su hermana le esperaban para darle el almuerzo. Y entonces aparecieron los falangistas. Se lo llevaron y lo asesinaron. Tenía 28 años, un hijo de tres y una niña a punto de nacer."

"Nieves, la hija de Baltasar, tiene ahora 73 años. No ha podido venir a la exhumación porque no está muy bien de salud. Pero hace un mes la juez de Benavente le tomó declaración en el juzgado. A ella y a su hermano mayor. Estamos todos muy agradecidos con la juez. Está muy preocupada por nosotros, por lo que puedan estar sufriendo las familias, y en la toma de declaración ha demostrado una humanidad impresionante."

"La verdad es que estoy aquí y no me puedo creer que esto esté pasando por fin. Que haya una juez dirigiéndolo todo, preocupada. Su presencia no debería sorprendernos, porque aquí se están buscando restos humanos; debería ser algo normal, pero después de todas las decepciones, de las malas palabras que hemos tenido que escuchar de gente, incluso de vecinos del pueblo que nos dicen aquello de ¿por qué revolvéis el pasado?, es increíble que hayamos llegado hasta aquí."

"Este año he estado ayudando en otras exhumaciones en Quintanilla de Barros, en Lugo... Para la gente que no tenga familiares desaparecidos a lo mejor es difícil de entender por qué hacemos esto. Les diría que a mí me gusta ayudar a lo asociación para la recuperación de la memoria histórica en lo que puedo y que cuando les hablo de esto a mis hijas o a mis alumnos, siento que les estoy educando".

12.00. Temores de los vecinos.- "Se está acercando mucha gente del pueblo y muchos vecinos que tienen a sus familiares enterrados en este mismo cementerio donde está la fosa. Creo que vienen con temor a que nuestro trabajo afecte a las tumbas donde están sus familiares, pero ya han visto que no es así. Estamos utilizando la ocasión para explicarle a la gente lo que hacemos, que las personas a las que estamos buscando en estas fosas también tienen familia y que su familia quiere enterrarlos, como ellos, dignamente".

11. 00.-Restos inconexos.- "Los restos humanos que hemos encontrado están inconexos, separados, y eso no es normal en las fosas de la guerra civil. Es posible que la fosa haya sido alterada en alguna ampliación del cementerio donde se encuentra o que todavía no hayamos llegado a ella. No podemos descartar ninguna hipótesis. Seguimos buscando. Estamos inquietos, como siempre que iniciamos alguna exhumación, porque la expectación de los familiares es enorme y estamos aquí por ellos".

10.30.- En la intimidad.- La juez utiliza el muro del cementerio como una especie de cordón policial para que la exhumación se haga en la intimidad. Al otro lado del muro, periodistas y curiosos esperan noticias.

10.15.- Primeros restos.- ¡El equipo encuentra los primeros restos óseos en el lugar donde hemos estado pasando la retroexcavadora! A partir de este momento, se dejan de utilizar medios mecánicos. Los arqueólogos y forenses entran en la fosa para empezar a limpiar los restos a mano.

09.30.- Familiares arropados.- "Llegamos al lugar donde se encuentran las fosas. Hay muchísima expectación. Y por primera vez en las más de 100 exhumaciones a las que he asistido, hay guardia civil, un forense enviado por el juzgado de Benavente, el alcalde del municipio... Todos, familiares y equipo, nos sentimos más arropados. Nos ponemos a trabajar con la retroexcavadora, una máquina abre-zanjas, pequeña y estrecha, que sirve para retirar la capa de tierra más superficial, unos 50 o 60 centímetros.

Poco a poco van llegando familiares de las víctimas que estamos buscando y otras que todavía no han podido encontrar a los suyos. También muchísimos voluntarios que suelen colaborar con la Asociación y se han acercado por si necesitamos ayuda, y vecinos del pueblo. Hay muchísima gente.

La juez ha llegado un poco más tarde porque antes le ha tomado declaración a los familiares de Aquilino Ortega, uno de los fusilados en 1936.

08.00.- Interés internacional.- "Me reúno con el resto del equipo en la asociación: dos arqueólogos, tres forenses y voluntarios, en Ponferrada (León). Uno de los voluntarios es Baltasar, que está buscando a su tío en esta fosa. Nos sigue la televisión pública francesa, que está haciendo un reportaje y quiere grabar todos los detalles".

La Historia en el Olvido


Hoy entre la decepción de los resultados electorales, los cuales para muchos no son tan malos porque se han mantenido en escaños, para mí son decepcionantes e incomprensibles sabiendo que la derecha se hace más fuerte. Pero bueno ya he leído y dejado mi opinión en varios de los blog amigos que hablaban del tema. Y después de ello, me puesto a recordar y leer viejas historias, historias que no deberían quedar en el Baúl del Olvido y que al igual que en esta historia, me hace preguntarme ¿Cuantas cartas e historias, tristemente se habrán quedado en el Olvido? La respuesta seguramente y por desgracia, sea muchas. Y el tiempo juega en contra, solo espero que esas historias del Olvido vean la luz, y sean reparadas con una Memoria Digna.
¡Salud, Memoria y Libertad!

Patxo Martínez de Marigorta rescata a través de unas cartas la memoria de su abuelo, que fue asesinado en la Guerra.
ISABEL IBÁÑEZ/VITORIA/El Correo Digital/17/09/2006

En todas las familias hay cosas por las que es mejor no preguntar. Un buen día se encerraron en un cajón y, poco a poco, diluidas en el tiempo pero clavadas con naftalina en la frente de quien echó la llave, se convirtieron en historias viejas, rancias, ni siquiera merecedoras de un rincón en la memoria de los más jóvenes. Y así pasan años... hasta que otro buen día, quizás por casualidad, alguien despierta. Y pregunta. Y entonces, por un instante, ese olor a madera, fruta madura y galletas de la casa de la abuela se percibe, de repente, con toda intensidad.

Algo así vive ahora Patxi Martínez de Marigorta. Las penas de los seres queridos duelen más que las propias, sobre todo cuando uno se asoma al pasado y comprende en qué pensaba la madre los días de lluvia mirando callada por la ventana. La de Patxi, Olga, empezó a hablar en sueños, a despertarse gritando en medio de la noche, cuando sabía que le quedaba poco de vida, balbuceando cosas por entonces sin sentido. «Quizás le daba miedo morir sin compartir aquello que le atormentaba», aventura.

Patxi, trabajador del Ayuntamiento de Vitoria, cumplió 50 años el pasado 11 de julio. Cuatro días más tarde, su madre, muerta desde hace dos años, le hizo un regalo. Guardadas en un bolso de mano, como sólo sabe cuidar las cosas la gente de otros tiempos, había unos sobres con la palabra 'censurados' en letra impresa y una anotación a lápiz: 'No está'. Suficiente para despertar la curiosidad de cualquiera, Patxi leyó ávido su contenido: seis cartas, un tarjetón de pésame y un carnet con foto que le han cambiado la vida.

En este año declarado de homenaje a las víctimas de la guerra y del franquismo, Patxi nunca hubiera pensado que su vida iba a estar ligada a la discutida y llamada coloquialmente Ley de Memoria Histórica, aunque el borrador que la esboza haya preferido el descriptivo nombre de 'Ley por la que se reconocen y amplían los derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura'. Y nunca lo hubiera pensado porque en su casa rara vez se hablaba de lo ocurrido con su abuelo materno, Casto Guzmán.

«Por supuesto, desconocía la existencia de las cartas. Tan sólo sabía que había muerto en la guerra y que era del bando de los perdedores, sin demasiados detalles. Y, al fin y al cabo, no conocí a tres de mis abuelos. La primera referencia fue en 1977, durante aquellas primeras elecciones democráticas. Yo tenía 20 años y por unos días me quedé sin votar. Le pregunté a mi madre por quién se iba a decantar y me contestó que por el PSOE, porque se lo debía a su padre». Y la cosa no fue a más. «Yo creo que ella nunca nos habló del tema para que no creciésemos en el odio y el rencor, y porque conservó intacto el miedo inoculado durante la dictadura a las familias señaladamente 'rojas'».

Cartas de Casto y Olga

Sólo hubo otra ocasión, un día en que los hijos de Patxi, dos niños pequeños, preguntaron a su abuela por su bisabuelo Casto: «Los niños vinieron asustados de lo que les había contado, una historia a medias que yo creía deformada por el tiempo transcurrido e idealizada por la visión de la niña que era por entonces mi madre, ya que tenía sólo 12 años cuando murió Casto. En los momentos de delirio, le venían los recuerdos de su padre».

Las cartas le han ayudado a reconstruir la historia y han abierto heridas de tal forma que a Patxi le resulta casi imposible hablar sin que se le rompa la voz. «Me es difícil porque se trata de la correspondencia entre mi madre y mi abuelo, de cartas entre las que se halla la última que escribió él, el mismo día que lo mataron, y de la contestación de mi madre, al día siguiente, una carta que le devolvieron con un 'no está' escrito en el sobre. Me duele por todo lo que sufrió mi madre, por todo lo que le condicionó la vida aquello».

Casto Guzmán era violinista de la Orquesta Filarmónica de Madrid -con la que llegó a viajar a América- y gestor del PSOE en la Diputación de Álava cuando, el 19 de julio de 1936, con la capital alavesa ya dominada por los 'nacionales', fue encarcelado en la celda 56 de la prisión de la calle La Paz, en Vitoria, en la zona donde hoy se levantan dos grandes centros comerciales. Estaba casado con María y tenía tres hijos, una de ellas era Olga, la madre de Patxi.

La primera carta está fechada el 24 de agosto y va dirigida a una mujer de la que Patxi no guarda ninguna información. «Pienso que mi abuelo le vendió algún instrumento, no sé si su propio violín, a cambio de dinero para la familia».

Éstas son las cartas:

PRIMERA: «MAL ESPAÑOL»

Casto dice lo siguiente: «Mi conciencia, en horas de amarga soledad, escudriñada hasta lo más hondo de ella, no me acusa de ningún acto reprobable. (...) Me encuentro privado de libertad, sin poder atender a mi familia, y lo que es más triste, considerado como un mal español, yo, que cuando estuve en América, si hubiera accedido a nacionalizarme, gozaría hoy de una posición económica brillante, pero preferí seguir con mi personalidad española y sufrir mil calamidades. En fin, cuando hago balance de mi situación y vuelvo la vista atrás me siento poseído de unos grandes deseos de acabar con mi vida, impulso que hasta ahora he logrado contener pensando en mis hijos, que sin tener la culpa de nada son los que han de sufrir las consecuencias de (...) esta lucha fratricida que soy el primero en lamentar».

SEGUNDA: BUENA ORTOGRAFÍA

En la siguiente misiva, del 10 de septiembre, se dirige a su hija Olga: «He recibido tu carta, que me ha dado mucha alegría porque veo cuánto quieres a tu papaíto; ya sabes que yo te quiero mucho también, como a todos los de la casa, y, por tanto, me ha consolado mucho tu carta. Te agradezco mucho el escapulario, ya me lo puse sobre el corazón; dí a la Madre y a la Hermana Clotilde que agradezco infinitamente sus saludos porque en estos momentos tienen para mí un valor grandísimo, y díles también que si ello no les causa molestia alguna, que pueden poner su influencia por que me trasladen al convento de las Carmelitas, pues ya llevaron algunos presos como yo, y de esta manera podré atender a mi salud, que está muy quebrantada. (...). Procura escribirme todos los días, que yo también lo haré. Ya veo que no tienes faltas de ortografía, cosa que me complace».

TERCERA: PIJAMA Y GALLETAS

Fechada el día 12, llegaba con la respuesta de la pequeña Olga: «Recibimos tu carta y estamos muy contentos porque nos escribes todos los días. Habrás tenido una gran desilusión con la ropa porque no te mandamos el pijama, porque suponemos que tendrás aún ese otro limpio, así que esta semana será. De lo que dices de Don Rafael, ya hemos ido a verle y no hemos conseguido nada, en casa no recibe y en la calle es imposible porque va siempre acompañado y además francamente no nos atrevemos porque (...) se va a creer que le vamos a pedir algo, así que sí quieres decirle algo le escribes tú. ¿Qué tal? ¿Ya has comprado las galletas? Ya habrás terminado el dinero, cuando necesites nos pides más. Bueno papaín, no te ponemos más. Recibe muchos besos de todos y un abrazo de tu hija Olga».

CUARTA: LA CULPA

De Casto a su mujer, María, el día 16: «Con gran alegría he recibido vuestra última carta con las fotografías de los niños, que no me canso de mirar. Me han producido una gran pena porque estoy separado de ellos, pero me consuela mucho el verlas. Creo que no debe de haber hecho nada D. Rafael, pues aunque fuese indirectamente, después de cincuenta y nueve días que llevo en prisión, ya debía saber algo. Yo también confío en Dios y espero resignadamente que puedan volver los días felices. Te prometo que cuando salga de aquí jamás dedicaré mis actividades nada más que al trabajo y a la familia, pues no tengo ningún derecho a que por mi culpa se haya enseñoreado el dolor de nuestro hogar».

QUINTA: PESIMISMO Y MUERTE

Éste es el último escrito que envió Casto,del 17, el mismo día que murió, hoy hace 70 años, y refleja un hondo pesimismo: «Recibí vuestra última carta, la Madre (la monja del colegio donde estudia Olga y donde él dio clases de música) no me ha escrito aún, creo que ya no debemos hacernos ilusiones, nadie hace nada por nosotros, todo son palabras que no se traducen en ningún hecho que dulcifique nuestra situación, de nada sirve que yo me haya portado bien con todo el que ha tenido necesidad de mí. Celebro mucho que hayáis entregado mi carta a Sinfo, a ver si logramos entendernos mejor de esa manera. Yo ya no quiero molestar a nadie porque todo es inútil, estoy convencido de ello; no hago más que pensar en vosotros porque esto es interminable, hasta ahora sigo a leche, mi mayor deseo es que el médico no me retire el régimen, pues si me lo retira, con mi padecimiento de estómago me perjudicaría gravemente, por eso os dije que hablaseis a Rivera para que me recomendase, pero o no lo habéis hecho o él no ha hablado al médico interesándose por mí, ¿lo entendéis? Creo que me explico, me aterra pensar que tenga que pasar el invierno en la cárcel, pero si Dios no lo remedia creo que será así, pero démoslo por bien empleado si consigo volveros a ver. Escribid pronto a Alemania, que sepan Laly y Berthold lo que nos pasa. Creí que me dirías algo más interesante del teatro. ¿Qué hay de la oficina? Sin más con muchos besos para todos y mil gracias para Sinfo y demás, recibid un fuerte abrazo de vuestro Castito. Decidme que hace Sinfo en mi favor. Mandadme dos servilletas con la muda».

Su nieto Patxi explica qué pasó después del envío de esta misiva: «Mediante una orden del delegado de Orden Público, le pusieron en libertad para conducirlo a Pamplona, pero éste era el procedimiento habitual que se usaba para 'pasear' a la gente. A otros los fusilaron, por lo menos tuvieron un consejo de guerra, pero cuando no disponían de ningún elemento para sustentar un proceso judicial, los sacaban y los mataban en una cuneta».

SEXTA: SIN RESPUESTA

La envía Olga, pero se la devuelven con la mencionada frase de 'No está': «Querido papá. Ya vemos por tu carta que estás muy aburrido. Suponemos que hoy habrás tenido carta de la Madre porque me dijo ayer que te iba a escribir hoy. No sé si te habrá escrito porque yo no he ido hoy al colegio porque estoy constipada. La Sinfo ha hecho todo lo que ha podido hacer pero me parece que no tenemos más que hacer que encomendarnos a la voluntad de Dios y que sea lo que Él quiera. (...) Que nos digas si necesitas sellos o dinero y si necesitas la ropa de invierno, que hace mucho frío. Bueno papá ya no tenemos nada más que decirte y que no estés triste que todo se arreglará. Muchos besos y abrazos de todos y de hija que te quiere mucho. Olga».

Las cartas llevaron a Patxi a investigar. Ahora sabe que junto a su abuelo «fueron 'liberados' Teodoro Olarte (presidente de la Diputación), Modesto Manuel Azcona (diputado provincial) y otras dos personas. Los iban a trasladar a Pamplona, pero se dirigieron hacia Miranda del Ebro y los mataron».

Patxi piensa que su abuelo puede estar enterrado en el cementerio de Bayas, en Miranda. Se ha puesto en contacto con el Gobierno vasco, que tiene un convenio con la Sociedad Aranzadi para localizar a desaparecidos, linchados y fusilados en la Guerra Civil. «Sólo quiero trasladar los restos de mi abuelo junto a los de mi madre, al panteón familiar de Vitoria. No pienso en un compensación económica, tan sólo algún tipo de reconocimiento: que la sociedad distinga a esta gente con una placa en el lugar donde los mataron, algo simbólico. Algo que ojalá hubiera podido ver mi madre». Casto mira a su nieto desde su foto de carnet de violinista. Patxi se pone triste, recoge sus cartas y se va.

Memoria histórica... ¿a medias?


ALFREDO CAMPELLO y JUAN JOSÉ AMORES (Asociación cultural Alicante Vivo).
20MINUTOS - CARTA DE LOS LECTORES 04.06.2009

Hemos leído recientemente en su periódico una maravillosa y esperanzadora noticia: la Diputación iniciaba los trámites para otorgar a nuestro poeta Miguel Hernández el nombramiento de Hijo Predilecto de la Provincia a título póstumo. Han tenido que pasar más de 60 años para que se haga justicia con el ilustre oriolano. Sin embargo, el llamado «poeta del pueblo» compartirá distinción con ilustres de la talla de Francisco Franco. Sí, incomprensiblemente, el dictador no sólo era Hijo Predilecto de la ciudad de Alicante hasta el pasado 29 de mayo, sino de toda la provincia.

Pero lo más sorprendente y surrealista lo encontramos en el portal web de la Diputación (con fecha 18 de julio de 2008, irónicamente), en el que leemos: «El Reglamento de Honores y Distinciones de la Diputación de Alicante, aprobado por el Pleno de la Corporación Provincial en 1986, siendo presidente Antonio Fernández Valenzuela, establece, en su artículo segundo, que todas las distinciones son vitalicias y, por consiguiente, los honores pierden su vigencia tras el fallecimiento de la persona a la que se otorgan».

Ésta es la forzada excusa que se sacaron de la manga (y la metieron con calzador) para evitar la retirada de los honores a Francisco Franco. Aplicando esta premisa, la provincia de Alicante ya no tiene hijos adoptivos ni predilectos. Miguel Hernández se encuentra prácticamente solo en el Altar de los Ilustres, puesto que Rafael Altamira y Crevea, por ejemplo, ha dejado de ostentar distinciones provinciales. ¡Qué humillación!

¿Tendrán que devolver sus descendientes los diplomas y las medallas? ¿Han sido borrados con típex sus nombres de algún sitio? ¿Ha quedado obsoleto el libro de Vicente Ramos? Señores diputados y concejales: déjense de excusas y retiren ya a Franco todos los títulos. La Ley de la Memoria Histórica se debe cumplir en toda su extensión, duela lo que le duela a algunos, y no debemos conformarnos con las migajas del Ayuntamiento de Alicante. Quedan más de 90 calles franquistas, escudos, insignias y un título de Hijo Predilecto para toda nuestra provincia.

No cometan la atrocidad de mantener a la víctima (Hernández) y al verdugo que le dejó morir (Franco) al mismo nivel.

"Después de Vivir una Guerra hay una amargura que se te Queda"


Malagueña y mexicana de adopción, a sus 82 años acaba de escribir la historia del exilio que sufrió su familia cuando tenía 7 años. Desde la distancia recuerda con pasmosa lucidez un periplo que ha marcado su vida.
Málaga Hoy.es/31-05-2009

La suya no es una vida cualquiera. Desde muy pequeña Gloria Rodríguez (Málaga, 1927) conoció el desarraigo y el miedo a perder su identidad. Con 7 años la Guerra Civil le exilió con su familia primero a Francia y después a México, a donde llegó en 1939 en el vapor Ipanema. Han pasado 70 años pero esta historiadora y psicoterapeuta en activo recuerda como si fuera ayer su accidentado periplo. Caminó durante tres días sola hasta la frontera con Francia mientras su padre, -secretario del Gobierno Civil- estaba en un campo de concentración. Ahora un libro (El éxodo de una familia en la Guerra Civil) pensado como legado para sus hijos repasa la historia de una mujer, en paz con su pasado.

-¿Cómo vivió siendo tan pequeña los primeros bombardeos?

-Nos tocó de lleno la insurrección militar del 18 de julio de 1936. Mi madre estaba en la peluquería del edificio donde vivíamos y vinieron los primeros tiroteos. Málaga quedó en una posición muy difícil porque estaba Queipo de Llano. Se reunieron para ver qué hacían con nosotros (mi madre tenía nueve hijos) y nos refugiaron en el Gobierno Civil, en La Aduana. Luego nos mandaron por barco a Cartagena. Ese día vivimos el bombardeo más pavoroso. Entraron los aviones italianos y nuestra casa casi quedó destrozada. Por suerte a nosotros no nos pasó nada.

-Y de ahí a la frontera con Francia...

-Entonces mi padre decidió que quería ingresar en el ejército voluntariamente. Nos llevaron a Olot y allí pasamos el resto de la guerra. Mi padre (de la Izquierda Republicana) decía que no íbamos a perder pero mi madre oía la radio italiana -que estaba prohibida- y sabía que las cosas no iban bien. Llegamos en autobús a un pueblo y desde allí a la frontera con Francia tuvimos que caminar tres días. Mi abuela se caía y mi madre regresó con ella. Me llamaron, pero yo no me enteré. Corrí a buscarla y no la vi. Me quedé sola. Mi madre me encontró en Francia de milagro y salimos el 13 de junio a México, mientras mi padre estaba en un campo de concentración.

-Hasta el desembarco en México...

-Fuimos en el barco Ipanema a Veracruz desde Burdeos. Pero para llegar a esta ciudad no teníamos dinero y la gente del pueblo nos compró los billetes. En México se portaron muy bien con nosotros. Mi padre llegó con 23 francos en la bolsa y una familia a cuestas. Y salimos adelante. Él tenía la carrera de piano y se colocó en la escuelas del exilio fundadas por el Gobierno español. El general Cárdenas siempre estuvo con la República, cambiaron incluso la Constitución para que los españoles refugiados pudiéramos entrar. Éramos entonces apátridas y nos dio la nacionalidad mexicana. Yo hasta 1995 no recuperé mi nacionalidad española.

-¿Hasta qué punto se conoce la historia de los exiliados españoles en México ?

-En el franquismo fue una avalancha, entramos a México unos 30.000 refugiados españoles. Yo creo que hemos hecho un buen papel. El exilio español en Latinoamérica fue la crema y nata del exilio, con un alto nivel intelectual. España perdió una generación extraordinaria, tenemos premios Nobel mira Juan Ramón Jiménez. Severo Ochoa -que por cierto hizo el bachillerato en Málaga-, filósofos, poetas.

-¿Qué papel jugó la República en sus vidas?

-Creo que la obra más significativa de la República fue la educativa. Fernando de los Ríos se fue a estudiar los sistemas más avanzados a Europa y los trajo a España. En dos años fundaron 13.000 escuelas y el resto eran confesionales, que iban mucho más atrasadas. En España había una población analfabeta muy grande. Nosotros tuvimos los mejores maestros. Cuando llegamos a la Universidad los españoles ya teníamos siete años de latín.

-¿En ningún momento sintió rechazo?

-Cuando llegamos a España antes había llegado otra tanda de españoles que no tenían trabajo, sobre todo andaluces, asturianos y gallegos. Buscaban una mejor vida y muchos de ellos se enriquecieron. Los mexicanos, de forma despectiva, los llamaban los gachupines. Había un rechazo hacia el español que venía a conquistar. Pero los refugiados no íbamos en plan de conquista, sino de desterrados y cambió mucho la visión del mexicano. No íbamos a enriquecernos.

-¿Qué ha pretendido con este libro?

-El mensaje que quiero mandar a las nuevas generaciones es que la memoria histórica no puede perderse, porque si se pierde se cometen los mismos errores, y nunca más se puede volver a repetir una guerra fratricida en nuestro país, aunque pensemos de forma diferente. Yo no quise que mis hijos cargaran con mi exilio. Traté de ser una mamá normal y escribí este libro, cuando en el año 2000 aprendí informática, pensando que ya tenía una edad y que cuando me fuera de este mundo quería que supieran por qué huí a México. El libro ha sido como una catarsis para mí.
-Dice usted en el libro que, después de una guerra, las palabras nunca vuelven a ser cristalinas.

-Porque hay una amargura que se te queda. Cuando le mandé a mis hermanas en México la invitación para que vinieran, una de ellas me dijo, "Gloria, ¿en realidad lo habremos superado?". Y no sé qué contestar, algo queda para siempre, no es uno igual pero valora más la paz.

-¿Nunca pudieron regresar?

-Recuerdo de pequeña que mis padres siempre decían "el año que viene vamos en España". Mi padre en realidad no quería venir pero, cuando ya era mayor, le presionamos porque estaba enfermo del corazón. Lo investigaron en el 64, vieron que no tenía crímenes políticos y le dejaron ir a España. Yo fui luego en el 70 casada con mis tres hijos. Estuvimos en Málaga un día, nos subimos en un coche de caballos para pasear por la ciudad y ese día no dormimos de la emoción.

-¿Le queda algún recuerdo de la Málaga de su infancia?

-Yo era muy pequeña, pero me acuerdo perfectamente las escaleras de la Catedral y el Paseo del Parque. Y mi casa en la Plaza del Carbón, que visito cada vez que vengo de viaje y me hago fotos. En 2001 mi hija nos organizó un viaje a toda la familia a Málaga. En el autobús me pusieron en el primer asiento para que yo fuera viéndolo todo. Ese mar de casas en la costa me impresionó mucho, en los años 70 no había apenas nada construido. Pero Málaga sigue siendo una maravilla, un paraíso, con las carreteras bien trazadas. En México estamos llenos de baches, no hay dinero.

-¿Cómo se ve España desde la distancia?

-Yo veo en México tres canales de televisión españoles. Y me ponen muy nerviosa los políticos, siento que están gastando demasiada energía en pelearse, cuando estamos en una crisis mundial que viene de Estados Unidos, no es sólo España. A mí me da risa cuando oigo a los españoles hablar como si fuera una crisis local. Necesitamos unir fuerzas y salir de nuestro egoísmo. ¿A qué están jugando estos políticos, no se acuerdan de lo que pasó en España?

-¿En México lo vive igual?

-Aquí hay unas diferencias económicas lacerantes, en toda Latinoamérica en realidad. La extrema pobreza es muy extrema y se han amasado fortunas en una sola mano... Yo pienso que la política es para servir al pueblo, no para enriquecerse. Me dan también mucha pena los inmigrantes. Los que llegan a España y los que huyen de México a EEUU y los tratan como animales. Tenemos mucha inmoralidad en nuestras sociedades.

-¿Se siente más mexicana que española?

-Yo no hago esa comparación. Soy española, malagueña, porque mis padres lo eran y mis abuelos también. Pero soy mexicana también de corazón y no he escatimado dar, dentro de mi trabajo, lo poco que yo pueda como ser humano para ayudar a los mexicanos. Mi profesión me ha brindado esa posibilidad. Para la presentación del libro han venido a Málaga mis tres hijos y mi esposo. Nos hemos juntado los cinco por primera vez en mi tierra. Estoy feliz.

También puedes escribirle a Don Ramón para que te lo envíe a otro país, seguro que te encanta su librito de Poemas, él te lo agradecerá. donramon@sinectis.com.ar

NIÑOS ROBADOS

El Rincón de las Miradas

Hola a todos, bienvenidos al Rincón de la Memoria, ¿el porque de ese nombre?, porque para mi es muy importante "No Olvidar", recordar mis raíces, los amigos, las risas, los sueños, las tristezas….recordar cada instante, y no olvidar nunca mis recuerdos.

Un blog de recuerdos de grandes personas e historias, que no deben borrarse de la historia, ni de nuestra Memoria. Un Sitio de encuentros, donde el Olvido y el silencio no tienen la puerta abierta.

Este Blog lo he creado pensando especialmente en dos grandes personas, las cuales admiro muchísimo, son mi buen Amigo Don Ramón de Almagro y Marcos Ana (al cual descubrí un poco más gracias a Don Ramón), Con todo mi cariño hacia ellos.

Y gracias a este Rincón tengo que añadir una extensa lista de amigos entrañables que nunca olvidaré...Andrés Iniesta, Germán, Eva, Carmina, Rafa, kebran y un largo ect.
¡GRACIAS A TODOS!


Datos Personales

Mi foto
No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...).

"Canciones con Memoria"

Lo Último de...

D. Ramón y Marcos Ana

D. Ramón y Marcos Ana

La caza del monumento fascista.

Museo Virtual de la Memoria Repúblicana de Madrid Las víctimas de la Represión Franquista en Madrid