Amigos con Memoria...

    La vida es muy peligrosa. Por las personas que hacen el mal, y por las que se sientan a ver lo que pasa.
    Albert Einstein (versión SaiZa)

    Carpe Diem

    No os quedéis impasibles ante las injusticias y las mentiras. Si algo no os gusta, decidlo sin miedo. Por mucho que la gente corrupta de lo políticamente correcto parezca imponer un silencio, ¡no calléis! Pues es mucho lo que está en juego:
    ¡LA LIBERTAD!

    No te dejes vencer por el desaliento

    No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.No te dejes vencer por el desaliento.No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,que es casi un deber.No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo.Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión.La vida es desierto y oasis.Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa:Tú puedes aportar una estrofa. No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.No caigas en el peor de los errores: el silencio.La mayoría vive en un silencio espantoso.No te resignes. Huye."Emito mis alaridos por los techos de este mundo",dice el poeta.Valora la belleza de las cosas simples.Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.Eso transforma la vida en un infierno.Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante.Vívela intensamente, sin mediocridad.Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo.Aprende de quienes puedan enseñarte.Las experiencias de quienes nos precedieron de nuestros "poetas muertos", te ayudan a caminar por la vida.La sociedad de hoy somos nosotros. Los "poetas vivos".No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas… Walt Whitman.Versión de: Leandro Wolfson

    El Rincón de la Memoria

TRADUCIR A...
EN LINEA El Rincón de la Memoria
VISITA Nº 888 casino bonus desde el 13-08-2008

Archivo

Premio blog de Oro

Premio blog de Oro
Gracias Carmina

Premio Dardo

Premio Dardo
"En la Entrega de Premios Dardo se reconoce los valores que cada blogger muestra cada día en su empeño por transmitir valores culturales, éticos, literarios y personales, que en suma, demuestra su creatividad a través de su pensamiento vivo que está y permanece, innato entre sus letras..."

Ranking Blogs Wikio

Wikio – Top Blogs

Homenaje en Argentina


MARCOS ANA * POESÍAS
Edición de la Comisión Nacional de Homenaje a Marcos Ana, con la colaboración especial de Artistas Plásticos Argentinos, Buenos Aires, octubre 1963.

MARCOS ANA (Fernando Macarro Castillo) nace en Ventosa del río Almar, una pobre aldea de la provincia de Salamanca, el 20 de enero de 1921. Sus padres: Marcos Macarro y Ana Castillo, son campesinos sin tierra. En 1929 se trasladan a Alcalá de Henares, contratados como hortelanos. Marcos tiene 8 años. Asiste poco tiempo a la escuela y aprende sólo a leer y escribir. Debe trabajar, ayudar a su padre en la faena agrícola y, otras veces, recorrer cortijos y pueblos vendiendo, en un carrito, pequeños artículos: cordeles, herramientas, campesinas. En 1936 estalla la sublevación franquista. Marcos Ana, 15 años apenas, se va voluntario al frente de Guadarrama en un batallón de milicias. Luego, al formarse el Ejército Regular, es dado de baja por menor de edad. En Alcalá de Henares, mientras lucha en las labores de retaguardia: la producción, la educación, la preparación premilitar de la juventud, un día recoge el cadáver de su padre de entre los escombros de su casa derruida. A los 17 años se incorpora al Ejército, en la Octava División. Cuando llega el fin de la guerra, marzo de 1939, con los miles de combatientes republicanos atrapados en el puerto de Alicante, es conducido al campo de concentración de Albatera, donde el hambre, los castigos, el suicidio y las ejecuciones diezman las filas de los prisioneros. Se evade y va a ocultarse en Madrid. Pocos días después es detenido. Era en abril de 1939, tenía 18 años y tres meses. Ya no había de conocer la libertad hasta 1961, casi a los 41 años de edad. En una comisaría. de Madrid, es torturado durante 43 días en forma tal que al ser trasladado a la cárcel de Porlier no puede andar, ni llevarse el alimento a la boca; sus compañeros deben asistirle como a un recién nacido. Condenado a muerte, espera noches y noches ser sacado al fusilamiento, mientras ve marchar hacia la muerte a centenares de hombres. Un día es hallada por los guardianes una hoja que circulaba entre los presos alentándoles a mantener la fe, a no desmayar en la terrible adversidad. Marcos Ana se presenta a declararse autor de aquella hoja para evitar el suplicio indagatorio a que se estaba sometiendo a numerosos presos. Es torturado otra vez. Un nuevo consejo de guerra vuelve a condenarle a muerte. Su madre, cuando lo supo, perdió el conocimiento y no lo recobró más. Esto sucedía en 1943. Marcos recorre, una tras otra, fatídicas prisiones: la Cárcel del Conde de Toreno (allí estuvo con el poeta Miguel Hernández, muerto después en un calabozo); el Penal de Ocaña, la Prisión de Alcalá de Henares y, por fin, el Penal de Burgos, donde pasó 15 años. En todas estas prisiones ha sufrido castigos inauditos. En Ocaña estuvo 307 días incomunicado; de ellos, tres meses de aislamiento total, sin salir del calabozo, sin hablar con nadie, sin andar, tirado sobre el piso que diariamente llenaban de agua sus carceleros. En el Penal de Burgos estuvo nueve meses incomunicado en una celda. Fue en esa celda, hacia 1954, donde le nacieron los primeros poemas. Sus compañeros lograron hacerle llegar un pequeño volumen de Antonio Machado. Pudo, sucesivamente, leer a Lope de Vega, Quevedo, García Lorca, Rafael Alberti, Miguel Hernández… Por los mismos caminos inexplicables que llegaron hasta él estos grandes poetas de España, comenzó a llegar a España y al mundo la poesía de Marcos Ana. Una poesía llamando desde un muro, a la fraternidad del mundo, a la solidaridad de los hombres y de los pueblos con los presos políticos de España, con el pueblo español. En noviembre de 1961, Marcos Ana, como respuesta del mundo a su mensaje, fue arrancado del cautiverio. Había cumplido 23 años de prisión ininterrumpida. Es el hombre que más años ha estado preso en la historia contemporánea.


AUTOBIOGRAFÍA
Mi pecado es terrible;
Quise llenar de estrellas
El corazón del hombre.
Por eso, aquí, entre rejas,
En diecinueve inviernos
perdí mis primaveras.
Preso desde mi infancia
y a muerte mi condena,
mis ojos van secando
su luz contra las piedras.
Mas no hay sombras de "arcángel
vengador" en mis venas.
¡España! es sólo el grito
de mi dolor que sueña…


MI CORAZÓN ES PATIO
1
La tierra no es redonda:
es un patio cuadrado
donde los hombres giran
bajo un cielo de estaño.
2
Soñé que el mundo era
un redondo espectáculo
envuelto por el cielo,
con ciudades y campos
en paz, con trigo y besos,
con ríos, montes y anchos
mares donde navegan
corazones y barcos.
Pero el mundo es un patio.
(Un patio donde giran
los hombres sin espacio.)
3
A veces, cuando subo
a mi ventana, palpo
con mis ojos la vida
de luz que voy soñando.
Y entonces digo: "El mundo
es algo más que el patio
y estas losas terribles
donde me voy gastando".
Y oigo colinas libres,
voces entre los álamos,
la charla azul del río
que ciñe mi cadalso.
"Es la vida", me dicen
los aromas, el canto
rojo de los jilgueros,
la música en el vaso
blanco y azul del día,
la risa de un muchacho…
Pero es soñar despierto.
(Mi reja es el costado
de un sueño que da al campo),
4
Amanezco, y ya todo
—fuera del sueño— es patio:
Un patio donde giran
los hombres sin espacio.
¡Hace ya tantos siglos
que nací emparedado,
que me olvidé del mundo,
de cómo canta el árbol,
de la pasión que enciende
el amor en los labios,
de si hay puertas sin llaves
y otras manos sin clavos!
Yo ya creo que todo
—fuera del sueño— es patio.
(Un patio bajo un cielo
de fosa, desgarrado.
que acuchillan y acotan
muros y pararrayos.)
5
Ya ni el sueño me lleva
hacia mis libre años.
Ya todo, todo, todo
—hasta en el sueño— es patio.
Un patio donde gira
mi corazón, clavado;
mi corazón, desnudo;
mi corazón, clamando;
mi corazón, que tiene
la forma gris de un PATIO.
(UN PATIO DONDE GIRAN
LOS HOMBRES SIN DESCANSO).


TE LLAMO DESDE UN MURO
Oye, hermano, te llamo desde un muro;
clavado entre unas piedras
donde las sombras hacen su nidada.
Hablo desde la pena.
Entre los huesos mismos del dolor te llamo.
Mi voz, como esas hierbas
que en la ranura de una roca crecen,
se ha mantenido pura.

no escupió a su bandera,
ni doblegó sus hombros,
ni ha mentido canciones,
ni se pasó al oscuro.

Veinte veces cruzó la primavera.
y mis alas a un cepo atrapadas,
y el ardor de mi sangre entre cadenas.
¡Pero hoy mi voz —sin llanto— te reclama!
mi lengua es una herida que flamea,
como un pájaro ardiendo en tu ventana.

Ni un día más, amigo. No consientas
este tropel de muros obcecados;
tanta luz sin salida, tanta puerta
cerrada ante mis ojos.

Mi corazón te espera,
aguarda tu palabra y en los muros,
como un río apresado se golpea.


PEQUEÑA CARTA AL MUNDO
Los dientes de una ballesta
me tienen clavado el vuelo.
Tengo el alma desgarrada
de tirar, pero no puedo
arrancarme estos cerrojos
que me atraviesan el pecho.
Ocho mil doscientas veces
la luna cruzó mi cielo;
otras tantas, la dorada
libertad cruzó mi sueño.
El sol me hace crecer flores,
para qué, si estéril veo
que entre los muros mi sangre
se me deshoja en silencio?

No sabéis lo que es un hombre
sangrando y roto en un cepo.
Si lo supieseis vendríais
en las olas y en el viento,
desde todos los confines,
con el corazón deshecho,
enarbolando los puños,
para salvar lo que es vuestro.
Si llegáis ya tarde un día
y encontráis frío mi cuerpo,
de nieve a mis camaradas
entre sus cadenas muertos…
recoged nuestras banderas,
nuestro dolor, nuestro sueño,
los nombres que en las paredes
con dulce amor grabaremos.
(Y si nos cerráis los ojos
dejadnos los muros dentro
que se pudran con el polvo
de nuestra carne y no puedan
ser nuevas tumbas de presos.

No sabéis lo que es un hombre
sangrando y roto en un cepo.
Si lo supieseis vendríais
en las olas y en el viento,
desde todos los confines,
con el corazón deshecho,
enarbolando los puños
para salvar lo que es vuestro.
Si llegáis ya tarde un día
y encontráis frío mi cuerpo,
buscad en las soledades
del muro mi testamento:
al mundo le dejo todo
lo que tengo y lo que siento,
lo que he sido entre los míos,
lo que soy, lo que sostengo;
una bandera sin llanto,
un amor, algunos versos…
y en las piedras lacerantes
de este patio gris, desierto,
mi grito, como una estatua
terrible y roja en el centro.


POBLAD MIS SOLEDADES

Mares de sombra me rodean. Prietos
cinchos de alerta y muro.
(Ya la tarde
como puerta de celda se ha cerrado
contra la luz y el aire).

El cielo es como un casco negro y frío
hundido hasta los hombros de la cárcel.
La noche es mi refugio. Siempre os hablo
cuando duermen los ojos y las llaves.
Mi soledad se puebla en esas horas
de rostros entrañables,
de manos que me ofrecen en silencio
sus rojos estandartes.

En el silencio escribo.
Al silencio le arranco sus hojas mas vibrantes,
campanas que me aturden bajo el grito
de "alertas" implacables.
Como una fiera ahíta
duerme el Patio, sin nadie.
El water huele a orines
y a turbias oquedades.
Tan sólo una ventana vierte el frescor del río
y el temblor de unos árboles.
Mis compañeros urden —las dos de la mañana—
su vida en los petates:
encuentran cada noche en las afueras
del sueño sus hogares.
(Yo les envidio, ya os lo dije un día:
hasta soñando, sólo tengo cárcel).
Escribo sin descanso
palabras verticales.
Prendo mi voz como un fuego en el monte.
Oigo sonar la sangre
del mundo
en mis umbrales.
Después, cuando amanezcan
los ojos y las llaves,
me guardaré la voz en un zapato
y aromarán las losas mi mensaje:
¡Pueblos del Mundo, amigos!
¡Corazones cercanos o distantes,
llegad a mí,
poblad mis soledades!


LA CASA Y EL CORAZÓN
Si salgo un día a la vida
mi casa no tendrá llaves:
abierta siempre a los hombres,
al sol y al aire.
Que entre la noche y el día
y la lluvia azul. La tarde.
El rojo pan de la aurora.
El campo: sus verdes mástiles.
Que la amistad no detenga
sus pasos en mis umbrales.
Ni la golondrina el vuelo.
Ni el amor sus labios. Nadie.
La casa y el corazón
nunca cerrados: que pasen
los pájaros, los amigos,
el sol y el aire.

ROMANCE
¡Qué duro es morir clavados
en un muro de agonía;
ir quemándose las plantas
sobre losas de cal fría;
sentir granada la sangre
—trigo rojo en mis espigas—
y un portazo de recintos
siempre contra las pupilas!
¡Que salga el preso, que beba
la luz y el aire su herida;
que sus pies toquen el campo
donde sus pinos respiran;
que recorra las veredas
—río abajo, monte arriba—;
que sus manos sientan hombros
clamorosos de alegrías
y sus labios fresca hierba
de cabelleras floridas;
que al salir lea en las torres
la palabra siempre viva
de su libertad grabada,
y en los árboles escrita;
que los montes, que los ríos,
que toda esta geografía
de tierra indomable sea
una pancarta extendida,
uña sola voz gritando
sobre la mar: amnistía!
¡Las puertas de par en par!
Los presos fuera: a la vida'
¡Que les devuelvan sus alas
que las sombras asesinan!
¡Basta de cadenas, basta!
¡Que España entera lo diga!
¡Contra los muros, los "vientos
del pueblo" por la amnistía!


A ESPAÑA
Como un mar imponente, en oleadas
suben hasta mi herida fosa oscura,
el clamor de la gente, esa hermosura
de luminosas lenguas desatadas.

Mi voz quiere ir contigo, España. Es dura
esta mudez impuesta por espadas.
Duras son las palabras sepultadas
bajo el silencio alzado en dictadura.

Mira mis manos: crujen contra el muro,
en busca de una luz, una ventana,
llagas de sombra y de dolor oscuro.

Y oye a mi corazón —roja campana—
sonar contra las piedras, ya maduro
de esperar en la pena tu mañana.


¿LA VIDA?
Decidme cómo es un árbol.
Decidme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros.
Habladme del mar. Habladme
del olor ancho del campo.
De las estrellas. Del aire.
Recitadme un horizonte
sin cerradura y sin llaves
como la choza de un pobre.
Decidme cómo es el beso
de una mujer. Dadme el nombre
del amor: no lo recuerdo.
(Aún las noches se perfuman
de enamorados con tiemblos
de pasión bajo la luna?
¿O sólo queda esta fosa,
la luz de una cerradura
y la canción de mis losas?)
22 años. Ya olvido
la dimensión de las cosas,
su color, su aroma… Escribo
a tientas: "El mar", "El campo…
Digo "Bosque" y he perdido
la geometría del árbol.
Hablo por hablar de asuntos
que los años me borraron.
… … … … … … …
(No puedo seguir: escucho
los pasos del funcionario).


VOY SOÑANDO
Soñar, siempre soñar,
con banderas y besos;
la libertad y el aire
soplando en mi cabello.
Campo y aire sin fin
—oh, luz—, sin otro cerco
que el amor de unos brazos
enlazando mi cuello.
Soñar, siempre soñar,
con los ojos sin sueño,
que soy un hombre vivo…
siendo tan sólo un preso.
Hay árboles y un río
fijos en mi recuerdo;
una infancia salvaje,
un dulce amor ingenuo,
y dos nombres grabados
en el chopo más viejo.
(El cielo aquella tarde
era como un espejo.
El choperal tendía,
para el amor, senderos.
Todo era luz. La gloria
de mayo iba en mi pecho…
… … … … … … …
Un vilano de plata
se enredó en sus cabellos;
acudí tembloroso
y con mis dedos trémulos…
Sus ojos me invadieron
de aroma y de sol.
El viento,
inmóvil, nos miraba:
fue aquél mi primer beso).
Soñar, siempre soñar,
que vuelvo a todo aquello,
lo que dejé y ya nunca
encontraré al regreso.


CARTA URGENTE A LA JUVENTUD DEL MUNDO
I
Si la juventud quisiera
mi pena se acabaría.
y mis cadenas.
(Decid ¡basta!
Haced la prueba).
Vuestros brazos son un bosque
que llena toda la tierra;
si enarboláis vuestras manos
el cielo cubrís con ellas.
¿Qué tiranos, qué cerrojos,
qué murallones, qué puertas,
no vencieran vuestras voces
en un alud de protesta?
(Todos los tiranos tienen
sus pedestales de arena,
de sangre rota, y de barro
babilónico las piernas).
Pronunciad una palabra,
decid una sola letra,
moved tan sólo los labios
a la vez y la marea
juvenil atronaría
como un mar cuando se encrespa.
II
Pero, ¿quién soy yo, qué barco
de dolor, qué espuma vieja,
qué aire sin luz en el viento
acerco a vuestras riberas?
Como campanario de oro
vuestros corazones suenan.
La juventud es la hora
del amor, su primavera.
¿Por qué mover vuestras ramas
alegres con mi tristeza?
¿No es mejor que yo me coma
mi pan solo en las tinieblas;
que mis pies cuenten las losas
veinte años más, mientras sueñan
mis alas sobre las nubes
de un cielo roto en mis rejas?
III
Pero la vida —mi vida—,
me está clamando en las venas;
abrasa loca las palmas
de mis manos; lanzaderas
clava y desclava en mi frente
y el pensamiento me quema.
Ved nuestros rostros. Ya somos
como terribles cortezas;
claustrales rostros, salobres
ojos que buscan a tientas
—sedientos de luz y sol—
una grieta entre las piedras.
No sabéis lo que es vivir
muriéndose a vida llena;
grises, sobre grises patios,
sin más luz que una bandera
de amor…
Ni lo sepáis nunca…
Mas si queréis que esta lepra
jamás os alcance el pecho,
no dejéis "mi muerte" quieta.
No dejadme, no dejadnos
con nuestras sienes abiertas,
y en un cerrojo sangrante
crucificada la lengua.
Lavad vuestros pechos. ¡Pronto!
(Es bueno que esta gangrena
os revuelva las entrañas).
(Echad abajo mi celda;
Abrid mi ataúd; que el mundo
en pie de asombro nos vea
indomables, pero heridos,
sepultos bajo la tierra.
¡Que no queden en silencio
mis cadenas!


SOLIDARIDAD A ESPAÑA

Los ríos vuelven sus aguas,
ya no caminan al mar:
nos traen un mar de esperanzas.
De todos los mares suben
olas fraternas. España
llena su gran corazón
con banderas, rojas, blancas,
de tres colores, azules
como la luz, esmeraldas,
con estrellas o leones,
con martillos o con barras…
Olas de 20 confines
suben derechas a España.
Los ríos vuelven su curso
y hacia adentro se derraman
con la emoción de otras costas
en el corazón del agua.
Hoy tiene mi verso, amigos,
voz de mar en su garganta.
El mundo firma en las olas:
"¡Fraternidad con España!"


Este cuaderno ha sido editado por la Comisión Nacional de Homenaje a Marcos Ana, con motivo de la visita del poeta embajador de los presos políticos de España a la República Argentina.
Han aportado su colaboración artística un grupo de pintores argentinos, que de este modo expresan su adhesión al Homenaje.
De esta edición se han tirado 100 ejemplares numerados, cada uno de los cuales es autografiado por Marcos Ana
.


0 comentarios:

También puedes escribirle a Don Ramón para que te lo envíe a otro país, seguro que te encanta su librito de Poemas, él te lo agradecerá. donramon@sinectis.com.ar

NIÑOS ROBADOS

El Rincón de las Miradas

Hola a todos, bienvenidos al Rincón de la Memoria, ¿el porque de ese nombre?, porque para mi es muy importante "No Olvidar", recordar mis raíces, los amigos, las risas, los sueños, las tristezas….recordar cada instante, y no olvidar nunca mis recuerdos.

Un blog de recuerdos de grandes personas e historias, que no deben borrarse de la historia, ni de nuestra Memoria. Un Sitio de encuentros, donde el Olvido y el silencio no tienen la puerta abierta.

Este Blog lo he creado pensando especialmente en dos grandes personas, las cuales admiro muchísimo, son mi buen Amigo Don Ramón de Almagro y Marcos Ana (al cual descubrí un poco más gracias a Don Ramón), Con todo mi cariño hacia ellos.

Y gracias a este Rincón tengo que añadir una extensa lista de amigos entrañables que nunca olvidaré...Andrés Iniesta, Germán, Eva, Carmina, Rafa, kebran y un largo ect.
¡GRACIAS A TODOS!


Datos Personales

Mi foto
No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...).

"Canciones con Memoria"

Lo Último de...

D. Ramón y Marcos Ana

D. Ramón y Marcos Ana

La caza del monumento fascista.

Museo Virtual de la Memoria Repúblicana de Madrid Las víctimas de la Represión Franquista en Madrid